/ martes 21 de noviembre de 2023

La fiesta de la caña o cómo evolucionar y adaptarse en el gusto popular sin morir [Video]

Conocido popularmente como el CañaFest, este evento se ha convertido por más de 50 años, en un espacio seguro para las familias de comerciantes

Morelia, Michoacán.- Comenzó la época de las Fiestas Guadalupanas, y con ellas, la llegada de los comerciantes a las inmediaciones de la Calzada Fray Antonio de San Miguel y del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, comúnmente llamado San Diego.

Estas celebraciones autonombradas por la ciudadanía como CañaFest, reunirá este año a más de 380 comerciantes, pero más allá de la venta, este evento es un espacio de recuerdos, familias, legado y sustento.

También puedes leer: Don Leonel y el arte de endulzar paladares con los ates artesanales de La Providencia [Video]

Así lo detalló en entrevista a El Sol de Morelia, José Francisco Ramos Castro, secretario general de la Unión de Comerciantes y Artesanos de Michoacán José María Morelos y Pavón, conformado por 200 comerciantes.

“Para nosotros en realidad tiene un valor emocional, a mí en lo personal me llega la nostalgia en estas fechas pues recuerdo a mi papá que ya murió y con quien venía de niño a vender. Y además vemos a nuestros amigos”.

Recuerdos de familia

Con una presencia en estas inmediaciones de más de 50 años, tiempo en el que diversas infancias han crecido en el negocio y tradición inculcada por sus familias, José Francisco Ramos recordó sus inicios en este evento.

“Mis padres, Bruno Ramos y Aurora Castro, me llevaban con ellos a trabajar ahí, ellos vendían dulces regionales como ates o cajetas. Ellos comenzaron cuando eran poquitos comerciantes, debieron ser unos 20 puestos”.

Hace más de cinco décadas, este evento se efectuaba como una kermés del templo, dijo, “y nos localizábamos en la Calzada, ahora ya cambió. Todos los que ahí trabajaban se conocían, como la señora del pozole batido, además había un señor que hacía rifa con bolsas y juguetes”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia


Entre esos recuerdos, siguió compartiendo con nuestros lectores parte de esos momentos que han marcado su vida.

“En ese entonces nos dejaban trabajar 46 días, mismo número de rosarios que se le rezan a la Virgen de Guadalupe, pero hace unos 25 años cuando comenzó a hacerse más grande, solo nos permitieron ya 22 días que es del 20 de noviembre al 12 de diciembre y está declarado en el Periódico Oficial”.

Aunque si bien este espacio es un recuerdo lleno de nostalgia y amistad, también es un sustento para sus familias.

“Sí es una fuente de empleo, pero con recuerdos, por ejemplo yo estudié en la Primaria Mariano Michelena frente al Mercado de Dulces, saliendo de clase me venía caminando por la Avenida Madero, pasaba por la Calzada hasta llegar al negocio de mis papás”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia


En el aspecto del legado familiar y tradición, José Francisco Ramos Castro recordó, muchos niños y niñas han crecido y se han convertido en profesionistas, pero siempre regresan a ayudar a sus papás.

“Mis hijos ya son grandes y son profesionistas, es bonito ver que en muchas familias esos hijos trabajan en su profesión, pero regresan, otros al no encontrar trabajo, han heredado los locales de sus papás y venden sus productos”.

Los cambios

Con el paso de los años, las modificaciones se han hecho presentes en las Fiestas Guadalupanas, recordó el entrevistado, “Hace como unos 20 años se distorsionó el sentido, antes era comprar los cacahuates en la Calzada pues ni cañas había, pero llegaron los famosos ponches con alcohol y después estuvieron las micheladas y cantaritos”.

Ante esa situación los comerciantes solicitaron la prohibición de la venta de alcohol, “y de esta manera tenemos el festejo más familiar posible”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia


Aunque los integrantes de la Unión de Comerciantes y Artesanos de Michoacán José María Morelos y Pavón, trabajan durante todo el año en las fiestas que están en el interior del estado, la principal, dijo José Francisco Ramos Castro, es este festejo Guadalupano en Morelia.

“Salimos a buscar el sustento en Capula, Álvaro Obregón y otras partes cercanas, pero nuestro ingreso principal es lo de aquí de Morelia”.

A lo anterior agregó: “Morelia no tiene una feria como tal, antes era la que se hacía en Santiaguito pero esa era estatal donde venían personas del interior”.

Finalmente José Francisco Ramos Castro señaló que, aunque sea popularmente conocido como CañaFest, el evento debe preservar su nombre original de Fiestas Guadalupanas.

“El CañaFest no es original, eso es una novedad. Lo original son las Fiestas Guadalupanas que nos convocan a todos desde el 1 de diciembre”, comentó José Francisco Ramos Castro.

Morelia, Michoacán.- Comenzó la época de las Fiestas Guadalupanas, y con ellas, la llegada de los comerciantes a las inmediaciones de la Calzada Fray Antonio de San Miguel y del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, comúnmente llamado San Diego.

Estas celebraciones autonombradas por la ciudadanía como CañaFest, reunirá este año a más de 380 comerciantes, pero más allá de la venta, este evento es un espacio de recuerdos, familias, legado y sustento.

También puedes leer: Don Leonel y el arte de endulzar paladares con los ates artesanales de La Providencia [Video]

Así lo detalló en entrevista a El Sol de Morelia, José Francisco Ramos Castro, secretario general de la Unión de Comerciantes y Artesanos de Michoacán José María Morelos y Pavón, conformado por 200 comerciantes.

“Para nosotros en realidad tiene un valor emocional, a mí en lo personal me llega la nostalgia en estas fechas pues recuerdo a mi papá que ya murió y con quien venía de niño a vender. Y además vemos a nuestros amigos”.

Recuerdos de familia

Con una presencia en estas inmediaciones de más de 50 años, tiempo en el que diversas infancias han crecido en el negocio y tradición inculcada por sus familias, José Francisco Ramos recordó sus inicios en este evento.

“Mis padres, Bruno Ramos y Aurora Castro, me llevaban con ellos a trabajar ahí, ellos vendían dulces regionales como ates o cajetas. Ellos comenzaron cuando eran poquitos comerciantes, debieron ser unos 20 puestos”.

Hace más de cinco décadas, este evento se efectuaba como una kermés del templo, dijo, “y nos localizábamos en la Calzada, ahora ya cambió. Todos los que ahí trabajaban se conocían, como la señora del pozole batido, además había un señor que hacía rifa con bolsas y juguetes”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia


Entre esos recuerdos, siguió compartiendo con nuestros lectores parte de esos momentos que han marcado su vida.

“En ese entonces nos dejaban trabajar 46 días, mismo número de rosarios que se le rezan a la Virgen de Guadalupe, pero hace unos 25 años cuando comenzó a hacerse más grande, solo nos permitieron ya 22 días que es del 20 de noviembre al 12 de diciembre y está declarado en el Periódico Oficial”.

Aunque si bien este espacio es un recuerdo lleno de nostalgia y amistad, también es un sustento para sus familias.

“Sí es una fuente de empleo, pero con recuerdos, por ejemplo yo estudié en la Primaria Mariano Michelena frente al Mercado de Dulces, saliendo de clase me venía caminando por la Avenida Madero, pasaba por la Calzada hasta llegar al negocio de mis papás”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia


En el aspecto del legado familiar y tradición, José Francisco Ramos Castro recordó, muchos niños y niñas han crecido y se han convertido en profesionistas, pero siempre regresan a ayudar a sus papás.

“Mis hijos ya son grandes y son profesionistas, es bonito ver que en muchas familias esos hijos trabajan en su profesión, pero regresan, otros al no encontrar trabajo, han heredado los locales de sus papás y venden sus productos”.

Los cambios

Con el paso de los años, las modificaciones se han hecho presentes en las Fiestas Guadalupanas, recordó el entrevistado, “Hace como unos 20 años se distorsionó el sentido, antes era comprar los cacahuates en la Calzada pues ni cañas había, pero llegaron los famosos ponches con alcohol y después estuvieron las micheladas y cantaritos”.

Ante esa situación los comerciantes solicitaron la prohibición de la venta de alcohol, “y de esta manera tenemos el festejo más familiar posible”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia


Aunque los integrantes de la Unión de Comerciantes y Artesanos de Michoacán José María Morelos y Pavón, trabajan durante todo el año en las fiestas que están en el interior del estado, la principal, dijo José Francisco Ramos Castro, es este festejo Guadalupano en Morelia.

“Salimos a buscar el sustento en Capula, Álvaro Obregón y otras partes cercanas, pero nuestro ingreso principal es lo de aquí de Morelia”.

A lo anterior agregó: “Morelia no tiene una feria como tal, antes era la que se hacía en Santiaguito pero esa era estatal donde venían personas del interior”.

Finalmente José Francisco Ramos Castro señaló que, aunque sea popularmente conocido como CañaFest, el evento debe preservar su nombre original de Fiestas Guadalupanas.

“El CañaFest no es original, eso es una novedad. Lo original son las Fiestas Guadalupanas que nos convocan a todos desde el 1 de diciembre”, comentó José Francisco Ramos Castro.

Elecciones 2024

Solo PRI y PVEM han completado listas plurinominales

Hoy es la fecha límite hasta las 23:59 horas para entregar la lista en forma

Local

Guardia Civil recupera caja de tráiler con mercancía abandonada en Zamora

La unidad fue robada en Tangamandapio y estaba cargada con producto de abarrote

Local

Zamora queda fuera de las ciudades con mayor percepción de inseguridad

Uruapan, Morelia y Lázaro Cárdenas son las ciudades donde la percepción de inseguridad pública es más alta

Local

Alumnos del Tec de Zamora ganan concurso internacional de robótica

Ana Cuadra Ramos, Edgar Andrés Pérez Torres, José Alejandro González Castillo y Diego Valdés Martínez, triunfadores

Local

Caen dos presuntos ladrones de joyería de la Piedad

Los hechos ocurrieron el 20 de octubre de 2023, en la colonia Centro, del municipio de La Piedad

Local

Vinculan a proceso a presunto feminicida en Zamora

Jesús Adrián “N”, presunto responsable del feminicidio de Luz Angélica E., determina la FGE