/ sábado 25 de enero de 2020

Cucuruchos y canastas, las opciones antiplástico

En estos tiempos donde los niveles de contaminación por residuos es cada vez más alarmante, salen a relucir objetos de antaño como las inolvidables bolsas de mandado, las cuales se convierten en una opción viable ante la prohibición del plástico

Morelia, Mich. (OEM-Infomex).- En México, se recolectan diariamente 86 mil 343 toneladas de basura, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) actualizados hasta 2018, de la cual únicamente el 11 por ciento se separa según el tipo de material para poder ser reutilizada o darle el debido tratamiento.

Si bien, en Michoacán existen 25 centros de acopio que recolectan residuos según el tipo de material, la ambientalista Corintia Bautista, refirió que sólo dos por ciento de los 400 mil kilos de basura que se producen en el estado son reciclados de manera correcta.

Mientras que en Morelia, según cifras del director municipal de residuos sólidos, Esteban Luna González, se producen diariamente mil toneladas de basura, la cual únicamente el 23 por ciento se recicla; con mayor presencia de plásticos rígidos, materiales que en su mayoría no son susceptibles al reciclaje.

A razón de ello, los gobierno estatales y municipales han urgido políticas ambientales, para disminuir la contaminación ambiental y reducir la cantidad de residuos que se generan diariamente.

Tal es el caso del ayuntamiento de Morelia, el cual prohibió el uso y comercialización de bolsas de plástico en todos los comercios de la ciudad.

Conforme a lo anterior, hay quienes han optado por buscar alternativas menos agresivas para el medio ambiente y que puedan ser de la misma utilidad que los insumos que antes consumían en plástico.

En este sentido, el equipo de El Sol de Morelia se dio a la tarea de recorrer mercados y algunos otros comercios de la ciudad, en búsqueda de nuevas o viejas alternativas para transportar las compras del día a día.

¿Qué es un cucurucho?

Nuestra primera parada fue el mercado Independencia, con una historia de más de 50 años, en él se concentran más de 300 comerciante de todo tipo de insumos, desde frutas y verduras, hasta artesanías típicas, pasando por carnes, lácteos y la tradicional zona gastronómica.

Aún con la prohibición, la realidad es que son pocos los oferentes que se han alineado a la norma municipal, no obstante, hay quienes como la señora Mary González, han decidido volver a lo tradicional: los cucuruchos con papel cartón o periódico.

Con un pliego de papel extendido, se toma una de las puntas y se enrolla en dirección a contraria, dándole la forma de un cono se aprieta el pliego de papel, al tiempo que se dobla la punta inferior para darle soporte, por la parte de arriba se doblan una de las esquinas que detiene los dobleces de arriba, mete la mano, alisa el cono y está listo.

Para la comerciante de frutas en la periferia del mercado, representa una menor inversión, debido a que ahora ya no tiene que comprar bolsas plásticas; sin embargo, reconoció que hay clientes que han preferido dejar sus productos, porque no se les proporcionan las ya conocidas bolsas de asa.

A la gente no les gusta andar cargando con sus cosas, si hay quien trae su bolsita de mandado y lo echa ahí, pero me han regresado las uvas o cosas así sencillas, porque dicen que, ¿cómo las van a cargar?

Así como la señora Mary, el señor Isaac Juárez vendedor de semillas y leguminosas, quien ha dejado de proporcionar bolsas de asa, ha notado una disminución importante en sus ventas, los clientes prefieren comprar en otros puestos por evitar el cargarlos directamente en las manos.

Isaac Juárez tiene un puesto un letrero en su local desde el mes de diciembre, en donde señala, ya no entregará bolsas de plástico, dijo que sabe que está mandatado y que, el cargar con una bolsa propia para llevar tus productos, es algo más sano y que se hace no mucho todavía se hacía.

“Las señoras grandes son las que andan con sus bolsas, pero antes eso se veía diario, yo llevo aquí 40 años, pero ahora prefieren todo de plástico, no saben que terminan cargando más”, acotó.

Las bolsas de yute están de vuelta

Las bolsas de mandado con materiales como el yute han sido utilizadas por décadas por amas de casa y todo tipo de compradores que prefieren cargar una sola bolsa antes que llevar tres o cuatro en las manos; sin embargo, vendedores de este tipo de insumos reportan una baja importante en los últimos años, que hoy en día apenas se va recuperando.

A decir del vendedor Fernando Flores, las bolsas de yute que el compra a grandes productores en el mercado de abastos, han repuntado sus ventas con la prohibición municipal de bolsas de plástico, ya que en meses antes recorría tianguis y mercados en busca de compradores y únicamente vendía una o dos bolsas al día.

“Ahorita traigo vendiendo unas 15 diarias, de diferentes tamaños, desde 35 hasta 100 pesos e igual no se me venden las 15, pero sí unas seis o siete y ya sale para el día, lo de la prohibición sí me ha servido, más gente anda comprando”, dijo.

También las canastas

Así como las bolsas de yute, otra alternativa que se usaba anteriormente eran las canastas de mimbre o carrizo tejidas, productos que se realiza a manos de artesanos, una opción que también reporta mayor número de ventas entre los morelianos, aseguró Ernesto Reyna, comerciante de esta mercancía.

En entrevista, declaró que sus ventas han subido un 20 por ciento en relación al fin de año pasado, donde mencionó se le quedó en bodega una gran cantidad de canastas, no obstante, ahora vende al menos cinco por semana, entre sus tres diferentes modelos; los precios oscilan entre los 100 y 170 pesos, dependiendo del tamaño.

Resaltó que sus ventas han subido con el inicio de la prohibición a las bolsas plásticas y que él mismo, está predicando con el ejemplo, cada vez que un cliente le pide una bolsa, éste les impone un cobro extra de 10 pesos, con el fin de hacer conciencia y promover su producto “están comprando canastas para poner sus compras ahí, la verdura, la carne, no necesitan una bolsa”.

Nuevas tendencias

Hay quienes han optado por darle un giro creativo y también comercial a la prohibición de bolsas para crear sus propios productos desde cero.

Tal es el caso de las bolsas ecológicas “Sandigga”, hechas por las moreliana Sandra Galindo que, harta de usar tanta bolsa de plástico, surgió con la idea de realizar y comerciar bolsa de tela de diferentes tamaños, con el fin de incentivar al uso de reutilizables en una de las tareas más cotidianas del hogar: hacer las compras.

En entrevista para El Sol de Morelia, la señora Galindo contó que el confeccionar y hacer manualidades siempre ha sido un gusto suyo, sin embargo, la idea de las bolsas “Sandigga”, nació como una alternativa a los problemas ambientales que se viven en el mundo, a los cuales mucha gente no sabe cómo ayudar.

“Yo habías visto muchas veces y yo siempre me llevaba mis propias bolsas al mercado o al super, pero no fue hasta hace poco que decidí empezar no un negocio, sino la venta de las bolsas, es benéfico para todos”, dijo.

Aún cuando la normativa para erradicar el uso de bolsas en Morelia, es bastante nueva, a decir de los comerciantes que se han sumado a disminuir su uso, hace falta mucha conciencia por parte de la ciudadanía, para unirse a iniciativas que no sólo benéficas para el medio ambiente, sino que a largo plazo resulta más económico.

Morelia, Mich. (OEM-Infomex).- En México, se recolectan diariamente 86 mil 343 toneladas de basura, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) actualizados hasta 2018, de la cual únicamente el 11 por ciento se separa según el tipo de material para poder ser reutilizada o darle el debido tratamiento.

Si bien, en Michoacán existen 25 centros de acopio que recolectan residuos según el tipo de material, la ambientalista Corintia Bautista, refirió que sólo dos por ciento de los 400 mil kilos de basura que se producen en el estado son reciclados de manera correcta.

Mientras que en Morelia, según cifras del director municipal de residuos sólidos, Esteban Luna González, se producen diariamente mil toneladas de basura, la cual únicamente el 23 por ciento se recicla; con mayor presencia de plásticos rígidos, materiales que en su mayoría no son susceptibles al reciclaje.

A razón de ello, los gobierno estatales y municipales han urgido políticas ambientales, para disminuir la contaminación ambiental y reducir la cantidad de residuos que se generan diariamente.

Tal es el caso del ayuntamiento de Morelia, el cual prohibió el uso y comercialización de bolsas de plástico en todos los comercios de la ciudad.

Conforme a lo anterior, hay quienes han optado por buscar alternativas menos agresivas para el medio ambiente y que puedan ser de la misma utilidad que los insumos que antes consumían en plástico.

En este sentido, el equipo de El Sol de Morelia se dio a la tarea de recorrer mercados y algunos otros comercios de la ciudad, en búsqueda de nuevas o viejas alternativas para transportar las compras del día a día.

¿Qué es un cucurucho?

Nuestra primera parada fue el mercado Independencia, con una historia de más de 50 años, en él se concentran más de 300 comerciante de todo tipo de insumos, desde frutas y verduras, hasta artesanías típicas, pasando por carnes, lácteos y la tradicional zona gastronómica.

Aún con la prohibición, la realidad es que son pocos los oferentes que se han alineado a la norma municipal, no obstante, hay quienes como la señora Mary González, han decidido volver a lo tradicional: los cucuruchos con papel cartón o periódico.

Con un pliego de papel extendido, se toma una de las puntas y se enrolla en dirección a contraria, dándole la forma de un cono se aprieta el pliego de papel, al tiempo que se dobla la punta inferior para darle soporte, por la parte de arriba se doblan una de las esquinas que detiene los dobleces de arriba, mete la mano, alisa el cono y está listo.

Para la comerciante de frutas en la periferia del mercado, representa una menor inversión, debido a que ahora ya no tiene que comprar bolsas plásticas; sin embargo, reconoció que hay clientes que han preferido dejar sus productos, porque no se les proporcionan las ya conocidas bolsas de asa.

A la gente no les gusta andar cargando con sus cosas, si hay quien trae su bolsita de mandado y lo echa ahí, pero me han regresado las uvas o cosas así sencillas, porque dicen que, ¿cómo las van a cargar?

Así como la señora Mary, el señor Isaac Juárez vendedor de semillas y leguminosas, quien ha dejado de proporcionar bolsas de asa, ha notado una disminución importante en sus ventas, los clientes prefieren comprar en otros puestos por evitar el cargarlos directamente en las manos.

Isaac Juárez tiene un puesto un letrero en su local desde el mes de diciembre, en donde señala, ya no entregará bolsas de plástico, dijo que sabe que está mandatado y que, el cargar con una bolsa propia para llevar tus productos, es algo más sano y que se hace no mucho todavía se hacía.

“Las señoras grandes son las que andan con sus bolsas, pero antes eso se veía diario, yo llevo aquí 40 años, pero ahora prefieren todo de plástico, no saben que terminan cargando más”, acotó.

Las bolsas de yute están de vuelta

Las bolsas de mandado con materiales como el yute han sido utilizadas por décadas por amas de casa y todo tipo de compradores que prefieren cargar una sola bolsa antes que llevar tres o cuatro en las manos; sin embargo, vendedores de este tipo de insumos reportan una baja importante en los últimos años, que hoy en día apenas se va recuperando.

A decir del vendedor Fernando Flores, las bolsas de yute que el compra a grandes productores en el mercado de abastos, han repuntado sus ventas con la prohibición municipal de bolsas de plástico, ya que en meses antes recorría tianguis y mercados en busca de compradores y únicamente vendía una o dos bolsas al día.

“Ahorita traigo vendiendo unas 15 diarias, de diferentes tamaños, desde 35 hasta 100 pesos e igual no se me venden las 15, pero sí unas seis o siete y ya sale para el día, lo de la prohibición sí me ha servido, más gente anda comprando”, dijo.

También las canastas

Así como las bolsas de yute, otra alternativa que se usaba anteriormente eran las canastas de mimbre o carrizo tejidas, productos que se realiza a manos de artesanos, una opción que también reporta mayor número de ventas entre los morelianos, aseguró Ernesto Reyna, comerciante de esta mercancía.

En entrevista, declaró que sus ventas han subido un 20 por ciento en relación al fin de año pasado, donde mencionó se le quedó en bodega una gran cantidad de canastas, no obstante, ahora vende al menos cinco por semana, entre sus tres diferentes modelos; los precios oscilan entre los 100 y 170 pesos, dependiendo del tamaño.

Resaltó que sus ventas han subido con el inicio de la prohibición a las bolsas plásticas y que él mismo, está predicando con el ejemplo, cada vez que un cliente le pide una bolsa, éste les impone un cobro extra de 10 pesos, con el fin de hacer conciencia y promover su producto “están comprando canastas para poner sus compras ahí, la verdura, la carne, no necesitan una bolsa”.

Nuevas tendencias

Hay quienes han optado por darle un giro creativo y también comercial a la prohibición de bolsas para crear sus propios productos desde cero.

Tal es el caso de las bolsas ecológicas “Sandigga”, hechas por las moreliana Sandra Galindo que, harta de usar tanta bolsa de plástico, surgió con la idea de realizar y comerciar bolsa de tela de diferentes tamaños, con el fin de incentivar al uso de reutilizables en una de las tareas más cotidianas del hogar: hacer las compras.

En entrevista para El Sol de Morelia, la señora Galindo contó que el confeccionar y hacer manualidades siempre ha sido un gusto suyo, sin embargo, la idea de las bolsas “Sandigga”, nació como una alternativa a los problemas ambientales que se viven en el mundo, a los cuales mucha gente no sabe cómo ayudar.

“Yo habías visto muchas veces y yo siempre me llevaba mis propias bolsas al mercado o al super, pero no fue hasta hace poco que decidí empezar no un negocio, sino la venta de las bolsas, es benéfico para todos”, dijo.

Aún cuando la normativa para erradicar el uso de bolsas en Morelia, es bastante nueva, a decir de los comerciantes que se han sumado a disminuir su uso, hace falta mucha conciencia por parte de la ciudadanía, para unirse a iniciativas que no sólo benéficas para el medio ambiente, sino que a largo plazo resulta más económico.

Local

Continúan pérdidas en el puerto de Lázaro Cárdenas 

El presidente de Canacintra, Abelardo Pérez Estrada, señaló que están a la espera de que se aterricen los apoyos anunciados por el gobierno federal y dijo que de no otorgarse estos, podría ser insostenible la plantilla laboral

Local

Bajas ventas en tianguis dominicales

Con poca afluencia y presencia de comerciantes se realizan los tianguis dominicales

Local

INEGI solicita renuncia de sus  trabajadores

Argumentando que ante contingencia sanitaria por Covid -19, pueden dar por terminado contratos que vencen a mediados y a fin de mes

Local

Continúan pérdidas en el puerto de Lázaro Cárdenas 

El presidente de Canacintra, Abelardo Pérez Estrada, señaló que están a la espera de que se aterricen los apoyos anunciados por el gobierno federal y dijo que de no otorgarse estos, podría ser insostenible la plantilla laboral

Local

Bajas ventas en tianguis dominicales

Con poca afluencia y presencia de comerciantes se realizan los tianguis dominicales

México

Equipo de protección contra el Covid-19 llegará a México este lunes

El cargamento que llegará de China constará de guantes, caretas, googles y batas, anunció Hugo López-Gatell

Cultura

El poeta y escritor mexicano, Homero Aridjis, cumple 80 años

Las obras más reconocidas del activista ambiental son Los perros del fin del mundo y Los invisibles del Fondo de Cultura Económica

Doble Vía

Coronavirus “ataca” en Zoológico del Bronx y tigresa “Nadia” da positivo

Se cree que contrajo el virus de un cuidador que no presentaba síntomas

Local

Suman 35 casos con Covid-19 en Michoacán, además de 4 defunciones

La Huacana es el nuevo municipio que apareció en el listado con un caso confirmado