/ jueves 7 de marzo de 2024

Proponen captación de agua en techos para combatir sequía

Un investigador propuso captar el agua pluvial para mitigar la falta de este recurso en Michoacán

Morelia, Michoacán.- Morelia por su tamaño aún está en tiempo de tomar medidas frente a la escasez de agua que se anticipa como un desafío creciente en las ciudades de todo el mundo. Ante este panorama, la recolección de agua pluvial frente a un fenómeno de crecimiento de la ciudad que implica una mayor demanda se vuelve necesario, expuso Salvador García Espinosa, urbanista y profesor investigador de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

El académico nicolaita expuso que la recolección de agua pluvial es una práctica que puede brindar múltiples beneficios tanto para el medio ambiente como para la economía de las ciudades y que desde las políticas se puede incentivar esta práctica y disminuir la huella hídrica.

Te podría interesar: Presas El Bosque y Tuxpan disminuyen almacenamiento por sequía

El urbanista expuso que la huella hídrica es la cantidad de agua necesaria para producir alimentos y productos y es necesario disminuirla. Conocerla es clave para reducir el consumo de agua. Por ejemplo, un kilo de carne de cerdo necesita seis mil litros, un kilo de lechuga consume 237 litros, un kilo de mango requiere mil 800 litros, una pizza necesita mil 216 litros y una taza de café utiliza 130 litros de agua.

La recolección de agua pluvial consiste en capturar y almacenar el agua de lluvia que cae sobre los techos y superficies impermeables de los edificios.

"Al utilizar el agua de lluvia, estamos disminuyendo nuestra dependencia de los acuíferos y ríos, que son cada vez más escasos y vulnerables", explicó. "Esto tiene un impacto positivo en el medio ambiente, ya que preserva los ecosistemas acuáticos y la biodiversidad", agregó.

García Espinosa también hizo hincapié en la importancia de las políticas y regulaciones urbanas para promover la recolección de esta forma.

"Es fundamental que las autoridades municipales consideren incentivos y normativos que faciliten la instalación de estos sistemas en edificios nuevos y existentes", afirmó. "Esto puede incluir subsidios, exenciones fiscales o la inclusión de requisitos en los códigos de construcción".

García Espinosa dijo que esta agua puede ser utilizada para diversos fines, como el riego de jardines, el lavado de vehículos, el llenado de cisternas, e incluso para uso doméstico en el hogar.

El experto destacó que la recolección de agua pluvial no solo ayuda a reducir la demanda de agua potable, sino que también contribuye a disminuir la cantidad de agua que se escurre hacia los sistemas de drenaje, evitando así inundaciones y la contaminación de ríos y cuerpos de agua.

"En ciudades como Morelia, donde la escasez de agua es un problema cada vez más acuciante, la recolección de agua pluvial puede ser una solución viable y sostenible", señaló García Espinosa.

"Además, esta práctica puede generar ahorros significativos en las facturas de agua para los ciudadanos y reducir la presión sobre los sistemas de abastecimiento", abundó el investigador.

El urbanista resaltó que la implementación de sistemas de recolección de agua pluvial no requiere de tecnologías costosas o complicadas. "Existen diversas opciones, desde simples barriles colocados bajo los desagües hasta sistemas más sofisticados con filtros y tanques de almacenamiento", mencionó.

"Lo importante es fomentar la conciencia y la educación sobre esta práctica para que más personas la adopten en sus hogares y negocios", finalizó.

Morelia, Michoacán.- Morelia por su tamaño aún está en tiempo de tomar medidas frente a la escasez de agua que se anticipa como un desafío creciente en las ciudades de todo el mundo. Ante este panorama, la recolección de agua pluvial frente a un fenómeno de crecimiento de la ciudad que implica una mayor demanda se vuelve necesario, expuso Salvador García Espinosa, urbanista y profesor investigador de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

El académico nicolaita expuso que la recolección de agua pluvial es una práctica que puede brindar múltiples beneficios tanto para el medio ambiente como para la economía de las ciudades y que desde las políticas se puede incentivar esta práctica y disminuir la huella hídrica.

Te podría interesar: Presas El Bosque y Tuxpan disminuyen almacenamiento por sequía

El urbanista expuso que la huella hídrica es la cantidad de agua necesaria para producir alimentos y productos y es necesario disminuirla. Conocerla es clave para reducir el consumo de agua. Por ejemplo, un kilo de carne de cerdo necesita seis mil litros, un kilo de lechuga consume 237 litros, un kilo de mango requiere mil 800 litros, una pizza necesita mil 216 litros y una taza de café utiliza 130 litros de agua.

La recolección de agua pluvial consiste en capturar y almacenar el agua de lluvia que cae sobre los techos y superficies impermeables de los edificios.

"Al utilizar el agua de lluvia, estamos disminuyendo nuestra dependencia de los acuíferos y ríos, que son cada vez más escasos y vulnerables", explicó. "Esto tiene un impacto positivo en el medio ambiente, ya que preserva los ecosistemas acuáticos y la biodiversidad", agregó.

García Espinosa también hizo hincapié en la importancia de las políticas y regulaciones urbanas para promover la recolección de esta forma.

"Es fundamental que las autoridades municipales consideren incentivos y normativos que faciliten la instalación de estos sistemas en edificios nuevos y existentes", afirmó. "Esto puede incluir subsidios, exenciones fiscales o la inclusión de requisitos en los códigos de construcción".

García Espinosa dijo que esta agua puede ser utilizada para diversos fines, como el riego de jardines, el lavado de vehículos, el llenado de cisternas, e incluso para uso doméstico en el hogar.

El experto destacó que la recolección de agua pluvial no solo ayuda a reducir la demanda de agua potable, sino que también contribuye a disminuir la cantidad de agua que se escurre hacia los sistemas de drenaje, evitando así inundaciones y la contaminación de ríos y cuerpos de agua.

"En ciudades como Morelia, donde la escasez de agua es un problema cada vez más acuciante, la recolección de agua pluvial puede ser una solución viable y sostenible", señaló García Espinosa.

"Además, esta práctica puede generar ahorros significativos en las facturas de agua para los ciudadanos y reducir la presión sobre los sistemas de abastecimiento", abundó el investigador.

El urbanista resaltó que la implementación de sistemas de recolección de agua pluvial no requiere de tecnologías costosas o complicadas. "Existen diversas opciones, desde simples barriles colocados bajo los desagües hasta sistemas más sofisticados con filtros y tanques de almacenamiento", mencionó.

"Lo importante es fomentar la conciencia y la educación sobre esta práctica para que más personas la adopten en sus hogares y negocios", finalizó.

Local

Sindicalizados inician paro indefinido en áreas administrativas del hospital del IMSS

Cuatro gremios demandan equidad laboral y alto a la discriminación de la que dicen ser víctimas

Local

Paraliza el STASPE las principales avenidas de Zamora [Video]

El STASPE demanda de que sea destituido de su cargo el titular de la Comisión Forestal Rosendo Caro

Local

Se mantendrá hasta las 15:00 horas el paro del STASPE en Zamora

La manifestación se plantó en el primer cuadro de la ciudad de Zamora

frontpage

Ya están en Zamora las boletas para la elección del 2 de junio

Organización ciudadana llama a ciudadanos a votar y a candidatas que resulten ganadores a cumplir con sus promesas

Local

Habrá lluvias débiles en municipios de Michoacán

Las lluvias se registrarán en las zonas norte, oeste, centro y este de Michoacán

Local

Avanzan 60 por ciento obras de saneamiento del Río Duero

Se encuentran en su fase final los colectores de Ixtlán, Chilchota y Tangancícuaro y hay avance en planta tratadora de aguas de Zamora