/ viernes 6 de noviembre de 2020

"Somos ocho en casa, llegó la pandemia y no logramos salir", dice María

La mujer, cuya sencilla vivienda de dos recamaras se encuentra a menos de un kilómetro del Río Pánuco, explicó que alimentar a la familia se ha convertido en un reto

Tampico, Tams.- A sus 71 años de edad María Cristina creía que conocía el hambre, cuando en su trabajo como limpiadora de jaiba y camarón veía mesas repletas de estos productos pero se resistía a llevarlos a la boca; lejos estaba imaginarse que una pandemia la dejaría sin sustento para ella y las siete personas que viven en su casa.

“Somos ocho en esta casita, mi hija, mi nieta y su esposo, mis bisnietas y todos nos quedamos sin trabajo. En mayo murió mi hermano, yo lo quería tanto, él fue quien nos ayudaba a todos, se fue él, llegó lo de la pandemia y no logramos salir”, dijo a El Sol de Tampico María Cristina Escobar Gómez, quien vive en la popular colonia Morelos, a escasos cinco minutos de la zona centro de Tampico, Tamaulipas donde el coronavirus ha cobrado 2 mil 514 vidas.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La mujer, cuya sencilla vivienda de dos recamaras se encuentra a menos de un kilómetro del Río Pánuco, explicó que alimentar a la familia se ha convertido en un reto puesto las personas de su familia que se encuentran en condiciones de trabajar carecen de un empleo estable.

“El esposo de mi nieta de repente agarra unas chambitas, mi hija trabaja en un casa haciendo limpieza pero por lo de la pandemia no la estaban recibiendo y yo pues soy despicadora -actividad de quienes se dedican a limpiar mariscos, principalmente camarón y jaiba- pero ahorita no hay trabajo”, apuntó.

Mientras servía en un plato de plástico sopa y frijoles para comer con su nieta Nicole y su bisnieta Janelly explicó que se desespera al ver que la pandemia ha ido ahorcando sus opciones de trabajo como despicadora, donde recibía un pago 6 pesos por kilogramo de producto limpio.

“Yo despicaba poquito, pero era una entrada de dinero, no era muy buena como mis compañeras, hay veces ellas me ponían unos camarones para ayudarme para que ganara un poco más; a mí me gusta mucho el marisco y quería comerlo pero nos llamaban la atención y además, no iba a recibir pago”, recordó Maria.

La pregunta que ronda cada momento en su cabeza es ¿cuándo va a volver a trabajar?, “las autoridades dicen que los grandes no debemos salir pero si no salimos nos vamos a morir de tristeza y hambre”, agregó.

María Cristina, quien debido a la pequeñez de su casa y a lo numerosa que es su familia ha tenido que instalar tres camas en la cocina, optó por habilitar un sencillo comedor afuera de su casa, donde además, el calor es un poco más soportable.

Foto El Sol de Tampico

“Nosotros no comemos carne, a lo mucho una vez al mes y no es fácil, adentro hace mucho calor y somos muchos, hace unos días con un material que nos regalaron echamos un pisito aquí afuera y pues ahora saco mi mesa, mi mantel y a comer lo que se pueda”, destacó.

La septuagenaria, quien apenas se había cortado su cabello teñido rojizo, mantiene la esperanza que la situación mejore con el regreso de los barcos camaroneros, que hace unas dos semanas se hicieron a la mar para la captura de camarón y han comenzado a volver a tierra, con los contenedores atestados de producto.

“Es que de un momento a otro se nos acabó todo, se nos fue mi hermanito, llegó lo del virus, a todos los regresaron del trabajo, dejó de haber dinero para comer y yo pienso en mi bisnieta, en los niños, algo les tenemos que ofrecer”, puntualizó la mujer quien mientras platicaba la angustia se reflejaba en su rostro y el frotar de sus manos.

Lo que María Cristina no ha tomado en cuenta es que en esta primera vuelta de esta flota, la mayor parte del camarón es enviado sin procesar a entidades como Nuevo León por lo que volver a trabajar podría ser aún un sueño lejano de alcanzar.

Tampico, Tams.- A sus 71 años de edad María Cristina creía que conocía el hambre, cuando en su trabajo como limpiadora de jaiba y camarón veía mesas repletas de estos productos pero se resistía a llevarlos a la boca; lejos estaba imaginarse que una pandemia la dejaría sin sustento para ella y las siete personas que viven en su casa.

“Somos ocho en esta casita, mi hija, mi nieta y su esposo, mis bisnietas y todos nos quedamos sin trabajo. En mayo murió mi hermano, yo lo quería tanto, él fue quien nos ayudaba a todos, se fue él, llegó lo de la pandemia y no logramos salir”, dijo a El Sol de Tampico María Cristina Escobar Gómez, quien vive en la popular colonia Morelos, a escasos cinco minutos de la zona centro de Tampico, Tamaulipas donde el coronavirus ha cobrado 2 mil 514 vidas.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La mujer, cuya sencilla vivienda de dos recamaras se encuentra a menos de un kilómetro del Río Pánuco, explicó que alimentar a la familia se ha convertido en un reto puesto las personas de su familia que se encuentran en condiciones de trabajar carecen de un empleo estable.

“El esposo de mi nieta de repente agarra unas chambitas, mi hija trabaja en un casa haciendo limpieza pero por lo de la pandemia no la estaban recibiendo y yo pues soy despicadora -actividad de quienes se dedican a limpiar mariscos, principalmente camarón y jaiba- pero ahorita no hay trabajo”, apuntó.

Mientras servía en un plato de plástico sopa y frijoles para comer con su nieta Nicole y su bisnieta Janelly explicó que se desespera al ver que la pandemia ha ido ahorcando sus opciones de trabajo como despicadora, donde recibía un pago 6 pesos por kilogramo de producto limpio.

“Yo despicaba poquito, pero era una entrada de dinero, no era muy buena como mis compañeras, hay veces ellas me ponían unos camarones para ayudarme para que ganara un poco más; a mí me gusta mucho el marisco y quería comerlo pero nos llamaban la atención y además, no iba a recibir pago”, recordó Maria.

La pregunta que ronda cada momento en su cabeza es ¿cuándo va a volver a trabajar?, “las autoridades dicen que los grandes no debemos salir pero si no salimos nos vamos a morir de tristeza y hambre”, agregó.

María Cristina, quien debido a la pequeñez de su casa y a lo numerosa que es su familia ha tenido que instalar tres camas en la cocina, optó por habilitar un sencillo comedor afuera de su casa, donde además, el calor es un poco más soportable.

Foto El Sol de Tampico

“Nosotros no comemos carne, a lo mucho una vez al mes y no es fácil, adentro hace mucho calor y somos muchos, hace unos días con un material que nos regalaron echamos un pisito aquí afuera y pues ahora saco mi mesa, mi mantel y a comer lo que se pueda”, destacó.

La septuagenaria, quien apenas se había cortado su cabello teñido rojizo, mantiene la esperanza que la situación mejore con el regreso de los barcos camaroneros, que hace unas dos semanas se hicieron a la mar para la captura de camarón y han comenzado a volver a tierra, con los contenedores atestados de producto.

“Es que de un momento a otro se nos acabó todo, se nos fue mi hermanito, llegó lo del virus, a todos los regresaron del trabajo, dejó de haber dinero para comer y yo pienso en mi bisnieta, en los niños, algo les tenemos que ofrecer”, puntualizó la mujer quien mientras platicaba la angustia se reflejaba en su rostro y el frotar de sus manos.

Lo que María Cristina no ha tomado en cuenta es que en esta primera vuelta de esta flota, la mayor parte del camarón es enviado sin procesar a entidades como Nuevo León por lo que volver a trabajar podría ser aún un sueño lejano de alcanzar.

Local

Hospital de Uruapan, el de mayor ocupación de camas Covid-19

Actualmente está al 56.76 por ciento de su capacidad para atención a pacientes con la enfermedad

Policiaca

Domingo violento deja 2 muertos en Michoacán

Matan a hombre con una escopeta en la tenencia Morelos de esta capital; detienen al agresor

Municipios

Se compromete PRI a continuar con programas sociales de la 4T

En el marco del Encuentro con Militancia Priista, señalaron que conservarán dichos apoyos, pero también regresarán Prospera y el Seguro Popular

Política

Cuatroté impulsa obras en municipios morenistas

Entre los proyectos destacan la construcción y renovación de campos de beisbol en los municipios de Balancán, Jalpa de Méndez y Cunduacán

Sociedad

No abrirán todos los planteles educativos en Chiapas y Coahuila

La falta de protocolos sanitarios, en Chiapas y Coahuila, impide las clases presenciales

Sociedad

Por inseguridad, clase media compra autos blindados

La industria del blindaje en México creció a una tasa interanual de cinco a 10 por ciento entre 2018 y 2020

Finanzas

SAT embarga cuentas de Grupo R

Desde febrero, la autoridad fiscal audita las cuentas de la petrolera de Ramiro Garza Cantú

Mundo

Israel mata a decenas de palestinos en Gaza

Tras los intensos bombardeos, cientos de heridos son enviados a Egipto; otros miles huyen y se refugian en escuelas de la ONU

Mundo

Ciudadanos y oposición marcarán la pauta en la nueva Constitución de Chile

Chile culminó una jornada histórica al elegir a los redactores de una nueva Constitución; la derecha no lograría poder de veto