/ miércoles 18 de noviembre de 2020

Adriana, la número 95 en la lista para vacuna contra Covid-19

Una hora de interrogatorio y pruebas de sangre pasaron antes de recibir la vacuna experimental de CanSino

ACAPULCO. Soy la paciente número 95 del experimento en humanos de la vacuna de CanSino contra el SARSCoV-2 en Acapulco, ciudad que es el epicentro de la pandemia del coronavirus en el estado de Guerrero, donde de acuerdo con datos oficiales de la Secretaría de Salud, se han registrado 23 mil 60 casos confirmados y dos mil 405 defunciones por esta enfermedad.

Formar parte del ensayo clínico para probar una nueva vacuna causa algo de temor al no saber como podría reaccionar en el cuerpo, que síntomas o enfermedades puede causar a corto o largo plazo, sin embargo, acudí a la cita, el lunes 16 de noviembre a las 13:00 horas en el Centro de Investigación Científica del Pacífico, institución privada a cargo de la investigación de este fármaco.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Un poco nerviosa, pero decidida a participar llegué minutos antes de mi cita al piso 12 de la Torre Médica del Pacífico, donde ya hay unas seis o siete personas esperando para participar también en el ensayo: taxistas, amas de casa, profesionistas e incluso un médico buscan ser parte de la lucha para erradicar el Covid-19 del mundo.

Las experiencias de algunos de los que ya se han aplicado la vacuna experimental y que no han padecido ninguna reacción secundaria, me convencieron para ser voluntaria.

Sin embargo, hay requisitos que deben cumplirse, por ejemplo: no estar embarazada ni padecer diabetes, hipertensión, VIH-sida o algún otro padecimiento crónico-degenerativo.

La asistente médica me solicita mi credencial de elector y cinco minutos después me llama y pide pasar a un pequeño cuarto donde una doctora se presenta y me explica las condiciones para participar en el ensayo de la vacuna de CanSino; por ejemplo, de haberme aplicado la vacuna de la influenza tendría que esperar 15 días para suministrarme la dosis experimental.

Como no fue el caso, la doctora procedió a hacerme la revisión y el interrogatorio de rutina. Me pregunta mi edad y le respondí 44 años; me tomó la temperatura en la axila derecha con un termómetro digital que después me obsequió. Fue de 36.6 grados Centígrados, lo cual es normal para una persona sana.

También revisó mi presión arterial, pero no la pregunté, luego me subió a una báscula que marcó 63 kilos. Eso me puso contenta porque con el confinamiento estaba más pasadita de peso.

➡️ Así es como funciona el código QR para identificar contagios en CDMX

Llegaron ya a México miles de dosis para la tercera fase de ensayos de la farmacéutica Cansino Biologics. / Foto: Cortesía

La doctora me explicó lo que es la vacuna, la cual, si funciona y es aprobada por las autoridades sanitarias, tendré que aplicarme una vez al año, igual que con la de la influenza.

Me dijo que podría presentar síntomas como dolor de garganta, fiebre, dolor de cabeza, diarrea o dolor muscular. En ese caso debo llamarles por teléfono ellos deciden si vas o no al hospital.

Si no es el caso, debo esperar en casa donde semanalmente me llamarán para preguntarme cómo me he sentido. Me recomiendan seguir respetando las medidas sanitarias, como el uso de cubrebocas, lavado de manos y distanciamiento social, pues al ser una vacuna experimental, todavía no hay certeza de como podría reaccionar. Tampoco me pusieron restricciones de dieta, por lo que puedo comer lo que sea.

Otra doctora, más joven que la anterior me pregunta sobre mi historial clínico, que le sorprendió cuando le conté de todas mis cirugías por problemas ginecológicos y las enfermedades que tuve en mi niñez.

Hasta ahora han pasado alrededor de 40 minutos y aún no me han puesto la vacuna experimental.

Concluido el interrogatorio y la revisión, me pidieron bajar al piso 11 donde un tercer médico me explica que me sacará unas muestras de sangre. Le pregunté cuánto y su respuesta fue tres pequeños tubitos.

No me quedó de otra que ponerme cómoda en el sillón y cerrar los ojos. En menos de 10 minutos el médico ya tenía mi sangre, que me dijo, será enviada a un laboratorio que se ubica en Canadá donde se realizarán pruebas y en un año tomarán otra muestra de la que luego me darán los resultados de cómo funcionó la vacuna en mi cuerpo

La hora de la verdad

Ahora subo de nuevo al piso 12. Ya es la hora para que me apliquen la vacuna experimental contra el Covid-19. Cuatro personas ya recibieron sus dosis y les pregunto si les dolió. Una señora me dice sólo fue el piquete.

➡️ Estas son las vacunas contra Covid-19 que están en última fase de ensayos clínicos

Recibo mi inyección de manos de un médico de nombre Adrián, a quien le pido que me ponga la “buena” y no el placebo.

Él me explica que ellos no saben cuál es la vacuna o cual es el placebo, que les fueron enviadas sin marcar, como dictan los protocolos de investigación.

Me pusieron la inyección en el brazo izquierdo, no me dolió, pero me dicen que debo esperar otros 30 minutos para poder retirarme. Esperan para ver si aparecen reacciones o síntomas.

Todos se veían con esperanza y fe de que el ensayo de la vacuna los protegerá durante un año, cuando vuelvan hacer llamados por el Centro de Investigación Clínica del Pacífico.

Hasta el momento más de 100 personas han formado parte de este experimento de mil que se tienen que aplicar la dosis en un periodo de tres meses.

ACAPULCO. Soy la paciente número 95 del experimento en humanos de la vacuna de CanSino contra el SARSCoV-2 en Acapulco, ciudad que es el epicentro de la pandemia del coronavirus en el estado de Guerrero, donde de acuerdo con datos oficiales de la Secretaría de Salud, se han registrado 23 mil 60 casos confirmados y dos mil 405 defunciones por esta enfermedad.

Formar parte del ensayo clínico para probar una nueva vacuna causa algo de temor al no saber como podría reaccionar en el cuerpo, que síntomas o enfermedades puede causar a corto o largo plazo, sin embargo, acudí a la cita, el lunes 16 de noviembre a las 13:00 horas en el Centro de Investigación Científica del Pacífico, institución privada a cargo de la investigación de este fármaco.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Un poco nerviosa, pero decidida a participar llegué minutos antes de mi cita al piso 12 de la Torre Médica del Pacífico, donde ya hay unas seis o siete personas esperando para participar también en el ensayo: taxistas, amas de casa, profesionistas e incluso un médico buscan ser parte de la lucha para erradicar el Covid-19 del mundo.

Las experiencias de algunos de los que ya se han aplicado la vacuna experimental y que no han padecido ninguna reacción secundaria, me convencieron para ser voluntaria.

Sin embargo, hay requisitos que deben cumplirse, por ejemplo: no estar embarazada ni padecer diabetes, hipertensión, VIH-sida o algún otro padecimiento crónico-degenerativo.

La asistente médica me solicita mi credencial de elector y cinco minutos después me llama y pide pasar a un pequeño cuarto donde una doctora se presenta y me explica las condiciones para participar en el ensayo de la vacuna de CanSino; por ejemplo, de haberme aplicado la vacuna de la influenza tendría que esperar 15 días para suministrarme la dosis experimental.

Como no fue el caso, la doctora procedió a hacerme la revisión y el interrogatorio de rutina. Me pregunta mi edad y le respondí 44 años; me tomó la temperatura en la axila derecha con un termómetro digital que después me obsequió. Fue de 36.6 grados Centígrados, lo cual es normal para una persona sana.

También revisó mi presión arterial, pero no la pregunté, luego me subió a una báscula que marcó 63 kilos. Eso me puso contenta porque con el confinamiento estaba más pasadita de peso.

➡️ Así es como funciona el código QR para identificar contagios en CDMX

Llegaron ya a México miles de dosis para la tercera fase de ensayos de la farmacéutica Cansino Biologics. / Foto: Cortesía

La doctora me explicó lo que es la vacuna, la cual, si funciona y es aprobada por las autoridades sanitarias, tendré que aplicarme una vez al año, igual que con la de la influenza.

Me dijo que podría presentar síntomas como dolor de garganta, fiebre, dolor de cabeza, diarrea o dolor muscular. En ese caso debo llamarles por teléfono ellos deciden si vas o no al hospital.

Si no es el caso, debo esperar en casa donde semanalmente me llamarán para preguntarme cómo me he sentido. Me recomiendan seguir respetando las medidas sanitarias, como el uso de cubrebocas, lavado de manos y distanciamiento social, pues al ser una vacuna experimental, todavía no hay certeza de como podría reaccionar. Tampoco me pusieron restricciones de dieta, por lo que puedo comer lo que sea.

Otra doctora, más joven que la anterior me pregunta sobre mi historial clínico, que le sorprendió cuando le conté de todas mis cirugías por problemas ginecológicos y las enfermedades que tuve en mi niñez.

Hasta ahora han pasado alrededor de 40 minutos y aún no me han puesto la vacuna experimental.

Concluido el interrogatorio y la revisión, me pidieron bajar al piso 11 donde un tercer médico me explica que me sacará unas muestras de sangre. Le pregunté cuánto y su respuesta fue tres pequeños tubitos.

No me quedó de otra que ponerme cómoda en el sillón y cerrar los ojos. En menos de 10 minutos el médico ya tenía mi sangre, que me dijo, será enviada a un laboratorio que se ubica en Canadá donde se realizarán pruebas y en un año tomarán otra muestra de la que luego me darán los resultados de cómo funcionó la vacuna en mi cuerpo

La hora de la verdad

Ahora subo de nuevo al piso 12. Ya es la hora para que me apliquen la vacuna experimental contra el Covid-19. Cuatro personas ya recibieron sus dosis y les pregunto si les dolió. Una señora me dice sólo fue el piquete.

➡️ Estas son las vacunas contra Covid-19 que están en última fase de ensayos clínicos

Recibo mi inyección de manos de un médico de nombre Adrián, a quien le pido que me ponga la “buena” y no el placebo.

Él me explica que ellos no saben cuál es la vacuna o cual es el placebo, que les fueron enviadas sin marcar, como dictan los protocolos de investigación.

Me pusieron la inyección en el brazo izquierdo, no me dolió, pero me dicen que debo esperar otros 30 minutos para poder retirarme. Esperan para ver si aparecen reacciones o síntomas.

Todos se veían con esperanza y fe de que el ensayo de la vacuna los protegerá durante un año, cuando vuelvan hacer llamados por el Centro de Investigación Clínica del Pacífico.

Hasta el momento más de 100 personas han formado parte de este experimento de mil que se tienen que aplicar la dosis en un periodo de tres meses.

Cultura

Paracho lanza catálogo virtual de artesanos

El fin de semana se publicará en las redes sociales del gobierno municipal

Local

Incrementa violencia doméstica contra comunidad LGBTI

Durante la pandemia, Michoacán es Diversidad A.C. ha recibido 90 solicitudes de personas que fueron agredidas por sus preferencias sexuales

Local

Llegarán 7 mil vacunas contra Covid-19 para Michoacán

Silvano Aureoles criticó que el gobierno federal haya considerado en esta primera fase a los Servidores de la Nación

Cultura

Paracho lanza catálogo virtual de artesanos

El fin de semana se publicará en las redes sociales del gobierno municipal

Local

Llegarán 7 mil vacunas contra Covid-19 para Michoacán

Silvano Aureoles criticó que el gobierno federal haya considerado en esta primera fase a los Servidores de la Nación

Deportes

Equipos michoacanos inician con pie derecho Liga Premier

Los Aguacateros de Uruapan ya se encuentran en zona de liguilla, mientras que La Piedad vino de atrás en un partido espectacular

Deportes

Gabriel Cruz dispuesto a negociar contrato con Bravos

El jugador que ha sido figura a nivel nacional, informó que también tiene ofertas de otros equipos de la Liga Mexicana de Voleibol

Local

200 muertos por Covid-19 en el sector educativo: SEE

Se han presentado alrededor de 40 decesos sólo en oficinas centrales de la dependencia estatal

Local

Incrementa violencia doméstica contra comunidad LGBTI

Durante la pandemia, Michoacán es Diversidad A.C. ha recibido 90 solicitudes de personas que fueron agredidas por sus preferencias sexuales