/ martes 17 de septiembre de 2019

Reconoce Coneval duplicidad en más de ocho mil programas sociales

Informe de revisión sobre políticas sociales, hasta el 2020

MORELIA, Michoacán.- (OEM-Infomex).- Será hasta el próximo año cuando el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social emita el informe de revisión realizado a los más de ocho mil programas sociales que tanto el gobierno federal como estatales y municipales promueven para beneficio de algunos sectores en todo el país, informó el titular de la dependencia, José Nabor Cruz Marcelo.

A propósito de su visita a la capital del estado en donde ratificó el convenio de colaboración con el Gobierno de Michoacán para continuar con el monitoreo y evaluación de las necesidades de cada municipio y de la misma entidad, reconoció que mientras no se tenga un padrón único de personas favorecidas con algún programa social, la duplicidad y triplicidad de beneficiarios continuará, por tanto ese tipo de políticas públicas corren el riesgo de derivar en el fracaso.

“Una política de un padrón de beneficiarios únicos podría ser una cuestión clave para focalizar los apoyos de los programas sociales (…) -la duplicidad y triplicidad- es un tema que evidentemente obstaculiza el éxito de la política social, cada estado trae su propia dinámica e incluso a nivel nacional”, expresó Cruz Marcelo, al abundar en el taller impartido a los municipios con mayor índice de pobreza, a quienes se les capacitaría en cómo enfocar sus apoyos a través de un mapeo por zonas Ageb.

En dicha firma el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, reconoció que a la fecha no hay claridad en los listados de beneficiarios de los programas, sobre todo los federales, aunado a que su entrega directa pudiera prestarse a actos de corrupción, violaciones en materia de derechos humanos y hasta discriminación. Ejemplificando el caso del programa de becas económicas dirigido a adultos mayores y jóvenes que recién inician sus estudios o están adquiriendo algún tipo de experiencia laboral.

De ahí que precisamente sea para mediados del próximo 2020 cuando a partir del informe de evaluación realizado por el Coneval a los 17 programas sociales federales y los más de ocho mil estatales y municipales se emitan las recomendaciones con la finalidad de que se garantice la efectividad de los mismos, y que realmente tengan un impacto para reducir los índices de los 54.2 millones de mexicanos que se encuentran en pobreza.

Panorama nacional en el que, según el Consejo, todos las entidades federativas únicamente movieron en un 1.6% sus índices de pobreza, a excepción de Michoacán que redujo en un 15 y 9% los indicadores de pobreza y pobreza extrema. Avances que el mandatario consideró positivos ya que mientras México, en comparación a otros países de Latinoamérica, no tenía variaciones en este tipo de mediciones, la entidad poco a poco camina al respecto.

Por ello y frente a la gran inversión económica por parte del Gobierno de la República en programas asistencialistas, pidió que también se le inyecten más recursos a los programas de infraestructura social, es decir servicios públicos, de salud, educación y vivienda, pues sólo así puede abatirse la carencia alimenticia, pues sólo entregar de manera directa apoyos económicos “no genera desarrollo social ni un impacto colectivo”.

MORELIA, Michoacán.- (OEM-Infomex).- Será hasta el próximo año cuando el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social emita el informe de revisión realizado a los más de ocho mil programas sociales que tanto el gobierno federal como estatales y municipales promueven para beneficio de algunos sectores en todo el país, informó el titular de la dependencia, José Nabor Cruz Marcelo.

A propósito de su visita a la capital del estado en donde ratificó el convenio de colaboración con el Gobierno de Michoacán para continuar con el monitoreo y evaluación de las necesidades de cada municipio y de la misma entidad, reconoció que mientras no se tenga un padrón único de personas favorecidas con algún programa social, la duplicidad y triplicidad de beneficiarios continuará, por tanto ese tipo de políticas públicas corren el riesgo de derivar en el fracaso.

“Una política de un padrón de beneficiarios únicos podría ser una cuestión clave para focalizar los apoyos de los programas sociales (…) -la duplicidad y triplicidad- es un tema que evidentemente obstaculiza el éxito de la política social, cada estado trae su propia dinámica e incluso a nivel nacional”, expresó Cruz Marcelo, al abundar en el taller impartido a los municipios con mayor índice de pobreza, a quienes se les capacitaría en cómo enfocar sus apoyos a través de un mapeo por zonas Ageb.

En dicha firma el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, reconoció que a la fecha no hay claridad en los listados de beneficiarios de los programas, sobre todo los federales, aunado a que su entrega directa pudiera prestarse a actos de corrupción, violaciones en materia de derechos humanos y hasta discriminación. Ejemplificando el caso del programa de becas económicas dirigido a adultos mayores y jóvenes que recién inician sus estudios o están adquiriendo algún tipo de experiencia laboral.

De ahí que precisamente sea para mediados del próximo 2020 cuando a partir del informe de evaluación realizado por el Coneval a los 17 programas sociales federales y los más de ocho mil estatales y municipales se emitan las recomendaciones con la finalidad de que se garantice la efectividad de los mismos, y que realmente tengan un impacto para reducir los índices de los 54.2 millones de mexicanos que se encuentran en pobreza.

Panorama nacional en el que, según el Consejo, todos las entidades federativas únicamente movieron en un 1.6% sus índices de pobreza, a excepción de Michoacán que redujo en un 15 y 9% los indicadores de pobreza y pobreza extrema. Avances que el mandatario consideró positivos ya que mientras México, en comparación a otros países de Latinoamérica, no tenía variaciones en este tipo de mediciones, la entidad poco a poco camina al respecto.

Por ello y frente a la gran inversión económica por parte del Gobierno de la República en programas asistencialistas, pidió que también se le inyecten más recursos a los programas de infraestructura social, es decir servicios públicos, de salud, educación y vivienda, pues sólo así puede abatirse la carencia alimenticia, pues sólo entregar de manera directa apoyos económicos “no genera desarrollo social ni un impacto colectivo”.