/ miércoles 6 de febrero de 2019

La crisis moral

Cada vez se vuelve más evidente que las cosas no van tan bien como nos gustaría creerlo y la gente comienza a despertar a esta realidad, lo observan en la economía al revisar sus bolsillos, en la inseguridad en sus vecindarios y sus ciudades, en la falta de confianza en la palabra entre unos y otros, en el distanciamiento entre padres e hijos que dificulta severamente la educación adecuada para estos últimos, en la caída del valor del compromiso matrimonial, en la corrupción en la Iglesia y en los servidores públicos, en el incremento del consumo de drogas, alcohol, antidepresivos y la lista podría continuar.

Quienes todavía creen que vivimos tiempos de bienestar social, hará falta que observen más allá de su microcosmos para que lo evidente se abra ante sus propios ojos. Todas estas dificultades o crisis de las que hablamos, muy pocas personas comprenden que en realidad se resumen en una sola, la crisis moral.

Hoyen día mucha gente rechaza o niega la raíz moral que tienen nuestras crisis personales, familiares, económicas y sociales, pero eso no anula su realidad. Cabe hacer mención que mucho ha contribuido para este rechazo a la realidad moral, la falta de un cristianismo sabio, congruente y activo, lo cual ya se ha dejado ver en la historia, cuando el cristianismo se corrompe la crisis moral corroe a los pueblos dirigiéndolos a su decadencia, cuando el cristianismo se purifica provee a los pueblos una base moral fuerte para su sano desarrollo.

No hay persona ni nación sobre la faz de la Tierra que pueda escapar a la moral, aún el ateísmo provee una base moral a sus seguidores, así que todo ser humano es guiado por una normatividad moral que le dice lo que es correcto e incorrecto, regulando así su comportamiento individual que impacta directamente en la actividad social, en otras palabras, cada ciudadano dibuja con su comportamiento el paisaje cultural de su nación, por eso al hablar de que todas las crisis que se nos presentan en cascada obedecen a una sola, la crisis moral, es hablar bajo este entendimiento.

Toda base moral que eligen las personas y las naciones para construirse, es puesta aprueba por los resultados que produce, es como la ley en la naturaleza que nos dice que todo se produce conforme a su género, plantamos una semilla de frijol obtenemos frijoles, no maíz, de la misma manera, toda base moral sobre la que edifica el hombre produce los frutos propios de la naturaleza de esa base moral.

La moral del libertinaje sexual, del desenfreno de las pasiones más bajas del ser humano, de la envidia, la lujuria, de usar y explotar al otro, del egoísmo, dela venganza, del odio, de avanzar por medio de la trampa, del materialismo, de la degradación de la dignidad humana, esta base moral que ha venido ganando terreno en nuestra sociedad y que continuamente se difunde en las canciones populares, en las películas, en las caricaturas, en los videojuegos, en los programas de televisión, en la literatura, en el arte, en nuestras escuelas públicas y privadas, en los libros de texto, aún en las enseñanzas de la propiaIglesia, ¿por qué ha de extrañarnos que se manifiesten todas estas crisis que nos están gritando que las cosas no van bien?

Si queremos resolver verdaderamente estas crisis en nuestro amado país, romper con sus manifestaciones cíclicas como ha venido sucediendo desde antes de la conquista de los españoles y después de ésta, necesitamos analizar nuestra base moral. México nunca ha conocido y obviamente jamás ha tenido como nación una base moral bíblica, ¿por qué no abrir nuestra mente y estudiar La Biblia fuera del marco religioso?, ¿por qué no analizar la base moral que ofrece y qué resultados en la historia ha traído a quienes sí la han conocido y puesto como base en sus sociedades? (F)

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: MetamorfosisCultural o si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.comGracias.

Cada vez se vuelve más evidente que las cosas no van tan bien como nos gustaría creerlo y la gente comienza a despertar a esta realidad, lo observan en la economía al revisar sus bolsillos, en la inseguridad en sus vecindarios y sus ciudades, en la falta de confianza en la palabra entre unos y otros, en el distanciamiento entre padres e hijos que dificulta severamente la educación adecuada para estos últimos, en la caída del valor del compromiso matrimonial, en la corrupción en la Iglesia y en los servidores públicos, en el incremento del consumo de drogas, alcohol, antidepresivos y la lista podría continuar.

Quienes todavía creen que vivimos tiempos de bienestar social, hará falta que observen más allá de su microcosmos para que lo evidente se abra ante sus propios ojos. Todas estas dificultades o crisis de las que hablamos, muy pocas personas comprenden que en realidad se resumen en una sola, la crisis moral.

Hoyen día mucha gente rechaza o niega la raíz moral que tienen nuestras crisis personales, familiares, económicas y sociales, pero eso no anula su realidad. Cabe hacer mención que mucho ha contribuido para este rechazo a la realidad moral, la falta de un cristianismo sabio, congruente y activo, lo cual ya se ha dejado ver en la historia, cuando el cristianismo se corrompe la crisis moral corroe a los pueblos dirigiéndolos a su decadencia, cuando el cristianismo se purifica provee a los pueblos una base moral fuerte para su sano desarrollo.

No hay persona ni nación sobre la faz de la Tierra que pueda escapar a la moral, aún el ateísmo provee una base moral a sus seguidores, así que todo ser humano es guiado por una normatividad moral que le dice lo que es correcto e incorrecto, regulando así su comportamiento individual que impacta directamente en la actividad social, en otras palabras, cada ciudadano dibuja con su comportamiento el paisaje cultural de su nación, por eso al hablar de que todas las crisis que se nos presentan en cascada obedecen a una sola, la crisis moral, es hablar bajo este entendimiento.

Toda base moral que eligen las personas y las naciones para construirse, es puesta aprueba por los resultados que produce, es como la ley en la naturaleza que nos dice que todo se produce conforme a su género, plantamos una semilla de frijol obtenemos frijoles, no maíz, de la misma manera, toda base moral sobre la que edifica el hombre produce los frutos propios de la naturaleza de esa base moral.

La moral del libertinaje sexual, del desenfreno de las pasiones más bajas del ser humano, de la envidia, la lujuria, de usar y explotar al otro, del egoísmo, dela venganza, del odio, de avanzar por medio de la trampa, del materialismo, de la degradación de la dignidad humana, esta base moral que ha venido ganando terreno en nuestra sociedad y que continuamente se difunde en las canciones populares, en las películas, en las caricaturas, en los videojuegos, en los programas de televisión, en la literatura, en el arte, en nuestras escuelas públicas y privadas, en los libros de texto, aún en las enseñanzas de la propiaIglesia, ¿por qué ha de extrañarnos que se manifiesten todas estas crisis que nos están gritando que las cosas no van bien?

Si queremos resolver verdaderamente estas crisis en nuestro amado país, romper con sus manifestaciones cíclicas como ha venido sucediendo desde antes de la conquista de los españoles y después de ésta, necesitamos analizar nuestra base moral. México nunca ha conocido y obviamente jamás ha tenido como nación una base moral bíblica, ¿por qué no abrir nuestra mente y estudiar La Biblia fuera del marco religioso?, ¿por qué no analizar la base moral que ofrece y qué resultados en la historia ha traído a quienes sí la han conocido y puesto como base en sus sociedades? (F)

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: MetamorfosisCultural o si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.comGracias.

miércoles 03 de abril de 2019

Una sociedad paranoica

miércoles 20 de marzo de 2019

¿ A quién imitar?

miércoles 06 de marzo de 2019

La acción humana

miércoles 27 de febrero de 2019

¿Cuál ley?

miércoles 20 de febrero de 2019

Los tiempos exigen al cristianismo

miércoles 13 de febrero de 2019

Democracia: ¿El camino hacia la felicidad?

miércoles 06 de febrero de 2019

La crisis moral

miércoles 06 de febrero de 2019

La crisis moral

Cargar Más