/ sábado 28 de noviembre de 2020

Hierba, porro, fuego: ¡Préndete, Chino!

El hombre de 28 años relata las malas experiencias con la policía y cómo prefiere fumar en casa o en un lugar que asume como seguro

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- El acto se da sobre un libro de Octavio Paz. Dice “El Chino” que se trata de un mero gusto político: ama sus letras, pero no las que fueran sus convicciones ideológicas. En el fondo suena el punk desenfrenado de Envidia Kotxina, pero en realidad la cosa va lenta, con paciencia. Armar un porro requiere de una técnica casi artesanal.

En un cuarto rodeado de libros y de un montón de poesía, explica el proceso. Al acto de seleccionar la hierba y colocarla cariñosamente sobre la canala, se le llama coloquialmente como “destronchar”. Pasan al menos 15 minutos para que logre forjar el porro, pero la obra sale defectuosa. Con la experiencia de los años, recurre a otras técnicas para corregir el error y ahora sí: el imponente fuego se presenta ante sus ojos.

El primer acercamiento que tuvo “El Chino” con la cannabis fue en la secundaria. Cambió sus labores de acólito en la iglesia por los amigos del callejón. Confiesa que por aquellos años lo indujo más la curiosidad y la rebeldía de saber que se trataba de algo prohibido, no era consciente pues de lo que la planta producía en él..

Foto: Mariana Luna | El Sol de Morelia

Pasó por la preparatoria y la universidad y en todo este camino, la percepción que tiene sobre la marihuana ha ido cambiando. La consume tras una jornada laboral, cuando ensaya con su banda de ska, como un acompañante mientras lee, para componer o relajarse, y últimamente hasta para meditar.

Pero también ha aprendido a conocerla y conocerse. Sabe que si su estado de ánimo no es el mejor o si tiene principios de depresión, el fumar lejos de ser un aliciente, terminará por derribarlo. Influye totalmente en su ámbito emocional.

Te puede interesar: Protestan en contra de nuevo dictamen de cannabis

En cada bocanada de humo, “El Chino” va y viene en la conversación. De repente bromea, luego se pone un poco más serio y admite que detrás de unos gramos de marihuana, también hay historias de sangre y violencia generadas por el narcotráfico.

Relata las malas experiencias con la policía y cómo prefiere fumar en casa o en un lugar que asume como seguro. Se cuestiona si está dispuesto a consumir cannabis toda su vida y se responde que sí, pero minutos después se retracta y afirma que en algún momento le gustaría dejarlo.

Foto: Mariana Luna | El Sol de Morelia

Las ideas saltan a velocidad salvaje. Regresa en los pensamientos y vuelve a reír. Con los ojos cada vez más pequeños, demuestra que no es de los consumidores violentos, sino todo lo contrario. Se acompaña con una cerveza que le regalaron en su cumpleaños y otra vez le da a la introspección: “Si no fumara siento que mi vida tendría más disciplina, pero también sería menos divertida”.

Tose, tose y tose. ¿Por qué la marihuana?, se le pregunta. “Porque me gusta fumarla, es un vicio pero también un placer, además no es adictiva, te la puedan alejar y no te pones como dicen en la Rosa de Guadalupe: todo desesperado y gritando ¡Mamá!”.

En las calles los cuerpos policiacos siguen montando operativos para detener y extorsionar a consumidores. Hay un prestigio que cuidar en la ciudad y llueven las faltas administrativas. Hasta ahora, “El Chino” ha sabido sobrellevar el asunto. No se aflige, sabe que es cuestión de tiempo, pues está 100 por ciento seguro de lo que dice aquella canción de Embajada Boliviana que entona a todo placer: “La toma el presidente, la toma el gobernador, la toma el intendente, el diputado y el senador, la toman en la tribuna, la toma el jugador, la toma el dirigente, el referí y el entrenador… montones, montones de personas se divierten como yo”.

Foto: Mariana Luna | El Sol de Morelia

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- El acto se da sobre un libro de Octavio Paz. Dice “El Chino” que se trata de un mero gusto político: ama sus letras, pero no las que fueran sus convicciones ideológicas. En el fondo suena el punk desenfrenado de Envidia Kotxina, pero en realidad la cosa va lenta, con paciencia. Armar un porro requiere de una técnica casi artesanal.

En un cuarto rodeado de libros y de un montón de poesía, explica el proceso. Al acto de seleccionar la hierba y colocarla cariñosamente sobre la canala, se le llama coloquialmente como “destronchar”. Pasan al menos 15 minutos para que logre forjar el porro, pero la obra sale defectuosa. Con la experiencia de los años, recurre a otras técnicas para corregir el error y ahora sí: el imponente fuego se presenta ante sus ojos.

El primer acercamiento que tuvo “El Chino” con la cannabis fue en la secundaria. Cambió sus labores de acólito en la iglesia por los amigos del callejón. Confiesa que por aquellos años lo indujo más la curiosidad y la rebeldía de saber que se trataba de algo prohibido, no era consciente pues de lo que la planta producía en él..

Foto: Mariana Luna | El Sol de Morelia

Pasó por la preparatoria y la universidad y en todo este camino, la percepción que tiene sobre la marihuana ha ido cambiando. La consume tras una jornada laboral, cuando ensaya con su banda de ska, como un acompañante mientras lee, para componer o relajarse, y últimamente hasta para meditar.

Pero también ha aprendido a conocerla y conocerse. Sabe que si su estado de ánimo no es el mejor o si tiene principios de depresión, el fumar lejos de ser un aliciente, terminará por derribarlo. Influye totalmente en su ámbito emocional.

Te puede interesar: Protestan en contra de nuevo dictamen de cannabis

En cada bocanada de humo, “El Chino” va y viene en la conversación. De repente bromea, luego se pone un poco más serio y admite que detrás de unos gramos de marihuana, también hay historias de sangre y violencia generadas por el narcotráfico.

Relata las malas experiencias con la policía y cómo prefiere fumar en casa o en un lugar que asume como seguro. Se cuestiona si está dispuesto a consumir cannabis toda su vida y se responde que sí, pero minutos después se retracta y afirma que en algún momento le gustaría dejarlo.

Foto: Mariana Luna | El Sol de Morelia

Las ideas saltan a velocidad salvaje. Regresa en los pensamientos y vuelve a reír. Con los ojos cada vez más pequeños, demuestra que no es de los consumidores violentos, sino todo lo contrario. Se acompaña con una cerveza que le regalaron en su cumpleaños y otra vez le da a la introspección: “Si no fumara siento que mi vida tendría más disciplina, pero también sería menos divertida”.

Tose, tose y tose. ¿Por qué la marihuana?, se le pregunta. “Porque me gusta fumarla, es un vicio pero también un placer, además no es adictiva, te la puedan alejar y no te pones como dicen en la Rosa de Guadalupe: todo desesperado y gritando ¡Mamá!”.

En las calles los cuerpos policiacos siguen montando operativos para detener y extorsionar a consumidores. Hay un prestigio que cuidar en la ciudad y llueven las faltas administrativas. Hasta ahora, “El Chino” ha sabido sobrellevar el asunto. No se aflige, sabe que es cuestión de tiempo, pues está 100 por ciento seguro de lo que dice aquella canción de Embajada Boliviana que entona a todo placer: “La toma el presidente, la toma el gobernador, la toma el intendente, el diputado y el senador, la toman en la tribuna, la toma el jugador, la toma el dirigente, el referí y el entrenador… montones, montones de personas se divierten como yo”.

Foto: Mariana Luna | El Sol de Morelia

Local

Michoacán participa en festival sobre cuidado del agua

Se pretende concientizar a niños y adultos sobre la salud de los animales, uso del agua y medio ambiente

Deportes

Paratletismo con dos platas en su primer día de Paranacionales

Stefany Hernández y Michelle Galván se colgaron la argenta en los 100 metros planos de sus respectivas categorías y clase

Local

Diputada local de PVEM se accidenta en la Siglo XXI

Margarita López Pérez también es activista y fundadora de los Colectivos Buscando Cuerpos

Finanzas

Ecuador congela precio del combustible para evitar protestas

En el último año los precios aumentaron más del 40 %

Deportes

Paratletismo con dos platas en su primer día de Paranacionales

Stefany Hernández y Michelle Galván se colgaron la argenta en los 100 metros planos de sus respectivas categorías y clase

Cultura

"Mis niñas migrantes" y la dura realidad del sueño americano

La historia de dicha obra exhibe los riesgos de buscar un sueño e idealizar un país utópico

Mundo

La libertad de expresión bajo acoso: balance de la asamblea SIP

En los últimos meses, la libertad de expresión en las Américas enfrenta tres rasgos dominantes

Finanzas

Aún no se identifica al productor de cebollas contaminadas de salmonella

El jueves pasado se emitió una alerta para no comer, comprar, vender o servir cebollas distribuidas por la empresa Pro Source Inc.

Política

Ricardo Monreal se pone del lado de la UNAM

El líder de Morena en el Senado rechazó los señalamientos de presidente López Obrador contra la máxima casa de estudios