/ sábado 13 de julio de 2019

Camelia, sueños cumplidos

La empresaria moreliana convirtió la adversidad en aliciente para emprender su propio negocio: “Papuchis, la pura papa”

Morelia, Mich.(OEM-INFOMEX).- Comenzó vendiendo papas fritas afuera del estadio Morelos. Con tres kilos de papa fresca, Camelia Herrera, los transformaba en 170 bolsas de papa fritas que vendían cada que había partido. Esa misma cantidad la ofertaba al interior de la Secundaria Técnica 119 que se ubica a una cuadra de su hogar. Hoy, a una década de lo que era sólo un sueño, exportará papa frita casera desde Morelia.

Con un poco de nostalgia en la mirada y una voz que se entrecorta a momentos, la señora Camelia recuerda los momentos difíciles que pasó en su vida, con su familia cuando su esposo enfermó. El desempleo y la desesperación la llevaron al límite, a no dormir en tres noches seguidas mientras le daba vueltas a miles de ideas de negocio para auto emplearse.

A sólo dos años de haber iniciado su negocio y con muchas ideas de crecimiento la desgracia tocó a su puerta, hace cinco años, cuando su esposo perdió la vida. Para Camelia “todo fue incertidumbre” pero con el apoyo de su familia y amigos pudo sobreponerse para sacar adelante a sus tres hijos: Alejandra, Paulina y Ulises.

“Empecé de cero. Lo poco que habíamos avanzado se estancó. Yo no sabía ni manejar, menos lo administrativo. Mantuve algunos puntos de venta pero eran a los que podía llegar en transporte público”, narra para El Sol de Morelia, Camelia Herrera, dueña de “Papuchis, la pura papa".

Lo comienzos para emprender

Tres mil pesos, la necesidad de sacar adelante a su familia y la experiencia adquirida en venta de alimentos en escuelas fue la combinación que llevó a Camelia Herrera a convertirse en una exitosa empresaria que en un par de meses está por materializar lo que hasta hace una década era sólo un sueño: exportar papa frita casera.

Con su esposo en la administración y ella al frente de la producción y venta, ambos aprovecharon la cercanía de su casa con el estadio Morelos para en cada partido comenzar a vender papas fritas caseras. No fue fácil.

Con la firme convicción de querer “algo muy mío, algo propio” Camelia, que había pasado su vida entre la cocina de cooperativas escolares y la de su casa en la elaboración de uchepos y varios guisados, dio vida a lo que hoy es su empresa, “Papuchis, la pura papa".

“Nunca quise algo hecho, quería un producto que fuera mío, que pudiera marcar diferencia y con un valor agregado. Ahora que lo pienso siempre me visualicé a futuro, no quería algo para vender, quería algo para construir mi empresa”.

Para Camelia ser innovadora es lo que cuenta para crear un negocio. “Estuve buscando, cuando empecé, una forma de que no fueran tan grasosas, encontré un método para disminuir el almidón previo a la cocción y un corte delgado que a mí me gustara. La salo con sal orgánica que tiene 8 certificaciones y si las piden preparadas, así que utilizo salsas orgánicas”.

Con esa receta, en tan sólo dos meses logró conquistar el mercado y consolidó 42 puntos de venta en los que diariamente ofertaba 800 bolsas de papa casera. Su producto se vendía principalmente en las escuelas, ese sector al que por años había servido tortas, tacos y sándwiches. “Sabía bien que a los chicos les encantaban las frituras y por eso me centré en iniciar con ese mercado”, recuerda.

Honrosa integrante del movimiento Slow Food

Tras recuperarse de la muerte de su esposo y comprometía a continuar con lo que juntos habían logrado, Camelia Herrera encontró refugio en grupos de capacitación y emprendimiento a los que se inscribió, “yo le pedí a mis amigos y conocidos que me dijeran de todos los cursos gratis que supieran que había, no tenía dinero para pagar capacitación pero sí ganas de aprender”.

En esos cursos no sólo adquirió el conocimiento para retomar su micro empresa y darle forma sino que se rodeó de personas que la han acompañado en su crecimiento y a su vez aporta lo que puede.

“Ahora las escuelas ya no son mi prioridad, soy parte del grupo de Slow Food y tengo puntos de venta en tiendas orgánicas. Con compañeros de los grupos hemos creado una cadena de promoción de economía solidaria, a las ferias que me invitan siempre llevo las salsas y extractos con los que saborizo las papas y palomitas que ahora también vendo para hacerle promoción a todo”, comenta convencida de que la recomendación entre los emprendedores es la mejor.

Gracias a las diversas certificaciones de las que ha sido partícipe “Papuchis" está a meses de convertirse en una marca internacional, pues además de que está siendo promocionada -con degustación de por medio- en Estados Unidos, en septiembre próximo Camelia concluirá un curso del Instituto Nacional del Emprendedor que la capacitará para exportar su producto. Su destino meta es Canadá a donde podría llegar este mismo año.

Familia en crecimiento

En busca de ampliar su mercado y ofrecer más productos a sus clientes, Camelia y sus hijos han creado una línea de palomitas saladas y dulces y papas fritas originales y adobadas, productos que se venden en cadenas de tiendas de autoservicio locales, pero en sus planes está ampliar sus puntos de venta.

Además de la exportación, planea ampliar su mercado a nivel local y está en pláticas con cadenas de restaurantes locales, y decidida a por primera vez, buscar apoyos económicos de fondos públicos.

Nunca he recibido ningún tipo de apoyo económico de programas, siempre he creído que nunca puede uno esperar los apoyos. Conozco gente que se quedó en la espera de ayuda financiera que nunca llegó pero ahora creo que es momento de buscarlo

El crecimiento en las ventas ha requerido un aumento en la cadena de reproducción, además de la ayuda de sus hijos Camelia ha contratado personal que le ayude en la elaboración del producto que manejan con rotación semanal. Tiene capacidad para producir hasta mil 200 kilos por mes, pero comprometida con la calidad y sanidad del producto se hace sólo el 33% de la capacidad.

Morelia, Mich.(OEM-INFOMEX).- Comenzó vendiendo papas fritas afuera del estadio Morelos. Con tres kilos de papa fresca, Camelia Herrera, los transformaba en 170 bolsas de papa fritas que vendían cada que había partido. Esa misma cantidad la ofertaba al interior de la Secundaria Técnica 119 que se ubica a una cuadra de su hogar. Hoy, a una década de lo que era sólo un sueño, exportará papa frita casera desde Morelia.

Con un poco de nostalgia en la mirada y una voz que se entrecorta a momentos, la señora Camelia recuerda los momentos difíciles que pasó en su vida, con su familia cuando su esposo enfermó. El desempleo y la desesperación la llevaron al límite, a no dormir en tres noches seguidas mientras le daba vueltas a miles de ideas de negocio para auto emplearse.

A sólo dos años de haber iniciado su negocio y con muchas ideas de crecimiento la desgracia tocó a su puerta, hace cinco años, cuando su esposo perdió la vida. Para Camelia “todo fue incertidumbre” pero con el apoyo de su familia y amigos pudo sobreponerse para sacar adelante a sus tres hijos: Alejandra, Paulina y Ulises.

“Empecé de cero. Lo poco que habíamos avanzado se estancó. Yo no sabía ni manejar, menos lo administrativo. Mantuve algunos puntos de venta pero eran a los que podía llegar en transporte público”, narra para El Sol de Morelia, Camelia Herrera, dueña de “Papuchis, la pura papa".

Lo comienzos para emprender

Tres mil pesos, la necesidad de sacar adelante a su familia y la experiencia adquirida en venta de alimentos en escuelas fue la combinación que llevó a Camelia Herrera a convertirse en una exitosa empresaria que en un par de meses está por materializar lo que hasta hace una década era sólo un sueño: exportar papa frita casera.

Con su esposo en la administración y ella al frente de la producción y venta, ambos aprovecharon la cercanía de su casa con el estadio Morelos para en cada partido comenzar a vender papas fritas caseras. No fue fácil.

Con la firme convicción de querer “algo muy mío, algo propio” Camelia, que había pasado su vida entre la cocina de cooperativas escolares y la de su casa en la elaboración de uchepos y varios guisados, dio vida a lo que hoy es su empresa, “Papuchis, la pura papa".

“Nunca quise algo hecho, quería un producto que fuera mío, que pudiera marcar diferencia y con un valor agregado. Ahora que lo pienso siempre me visualicé a futuro, no quería algo para vender, quería algo para construir mi empresa”.

Para Camelia ser innovadora es lo que cuenta para crear un negocio. “Estuve buscando, cuando empecé, una forma de que no fueran tan grasosas, encontré un método para disminuir el almidón previo a la cocción y un corte delgado que a mí me gustara. La salo con sal orgánica que tiene 8 certificaciones y si las piden preparadas, así que utilizo salsas orgánicas”.

Con esa receta, en tan sólo dos meses logró conquistar el mercado y consolidó 42 puntos de venta en los que diariamente ofertaba 800 bolsas de papa casera. Su producto se vendía principalmente en las escuelas, ese sector al que por años había servido tortas, tacos y sándwiches. “Sabía bien que a los chicos les encantaban las frituras y por eso me centré en iniciar con ese mercado”, recuerda.

Honrosa integrante del movimiento Slow Food

Tras recuperarse de la muerte de su esposo y comprometía a continuar con lo que juntos habían logrado, Camelia Herrera encontró refugio en grupos de capacitación y emprendimiento a los que se inscribió, “yo le pedí a mis amigos y conocidos que me dijeran de todos los cursos gratis que supieran que había, no tenía dinero para pagar capacitación pero sí ganas de aprender”.

En esos cursos no sólo adquirió el conocimiento para retomar su micro empresa y darle forma sino que se rodeó de personas que la han acompañado en su crecimiento y a su vez aporta lo que puede.

“Ahora las escuelas ya no son mi prioridad, soy parte del grupo de Slow Food y tengo puntos de venta en tiendas orgánicas. Con compañeros de los grupos hemos creado una cadena de promoción de economía solidaria, a las ferias que me invitan siempre llevo las salsas y extractos con los que saborizo las papas y palomitas que ahora también vendo para hacerle promoción a todo”, comenta convencida de que la recomendación entre los emprendedores es la mejor.

Gracias a las diversas certificaciones de las que ha sido partícipe “Papuchis" está a meses de convertirse en una marca internacional, pues además de que está siendo promocionada -con degustación de por medio- en Estados Unidos, en septiembre próximo Camelia concluirá un curso del Instituto Nacional del Emprendedor que la capacitará para exportar su producto. Su destino meta es Canadá a donde podría llegar este mismo año.

Familia en crecimiento

En busca de ampliar su mercado y ofrecer más productos a sus clientes, Camelia y sus hijos han creado una línea de palomitas saladas y dulces y papas fritas originales y adobadas, productos que se venden en cadenas de tiendas de autoservicio locales, pero en sus planes está ampliar sus puntos de venta.

Además de la exportación, planea ampliar su mercado a nivel local y está en pláticas con cadenas de restaurantes locales, y decidida a por primera vez, buscar apoyos económicos de fondos públicos.

Nunca he recibido ningún tipo de apoyo económico de programas, siempre he creído que nunca puede uno esperar los apoyos. Conozco gente que se quedó en la espera de ayuda financiera que nunca llegó pero ahora creo que es momento de buscarlo

El crecimiento en las ventas ha requerido un aumento en la cadena de reproducción, además de la ayuda de sus hijos Camelia ha contratado personal que le ayude en la elaboración del producto que manejan con rotación semanal. Tiene capacidad para producir hasta mil 200 kilos por mes, pero comprometida con la calidad y sanidad del producto se hace sólo el 33% de la capacidad.

Local

Fin de OPLEs: ¿mejora o riesgo?

Dos especialistas hablan sobre lo que la propuesta de reforma constitucional podría significar para la vida del país

Local

Vocación religiosa: una decisión difícil

Christianfarid Valdés salió de los “Legionarios de Cristo”; tomó una decisión trascendental en su vida y abandonó el seminario

Local

Hierbas: remedios para todos los males

Aun en estos tiempos de avances en el campo de la medicina, el tratamiento de enfermedades con estas recetas naturales es algo que sigue vigente en estos días

Mundo

[Fotos] Agua desciende en Venecia tras nuevo día de inundaciones

Venecia registró un aumento del nivel del mar de 150 centímetros que anegó el 70 % de su casco urbano

Sociedad

Rescatan a un hombre en el Popocatépetl; llevaba tres días extraviado

El "perdido" pudo comunicarse con su esposa y proporcionarle su ubicación exacta

OMG!

[Video] Lady Gaga, de fiesta en Los Cabos y sorprende a mexicanos en un bar

La famosa cantante estuvo en playas mexicanas y fue captada por sus fans

Cultura

Triciclo Rojo encanta a chicos y grandes

La función formó parte del Festival de Música de Morelia

Automotriz

Max Verstappen gana el Gran Premio de Brasil con épica remontada de Sainz

El neerlandés estuvo por delante del francés Pierre Gasly y del inglés Lewis Hamilton

Futbol

Cristiano Ronaldo admite que no está al 100%

La estrella de la Juventus señala que desde hace "tres semanas" ha jugado de manera limitada