/ martes 16 de julio de 2019

Ararat, del hobbie al pódium

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Dice Ararat Amezcua Arroyo que cuando pisó por primera vez el tatami del Campeonato Mundial de Karate de Bratislova, Eslovaquia, le pasó lo que hasta en ese momento solo había visto en las películas: en un flash dentro de su cabeza se le atravesaron las palabras de su familia, amigos y entrenador.

“Esto lo tengo que saber aprovechar y saber canalizar la adrenalina con cabeza fría”, fue lo que pensó antes de dar el primer golpe a la competidora de Rumania. A la postre, la michoacana de 19 años de edad se haría de la medalla de bronce en la división de 55 a 60 kilos.

En entrevista para el Sol de Morelia, la deportista confiesa que el momento estuvo lleno de presiones que tuvo que aprender a controlar en ese momento, “traes atrás de ti a México, a tu familia, piensas en todo el dinero que han invertido en ti y claro que es algo que te invade”.

Sin embargo, enfrentando a rivales de diferentes países, Ararat expone que entendió que el punto clave entre el éxito y el fracaso es saber centrar los pensamientos, “lo que yo puedo recomendar a cualquier atleta es que sepan que la mente es muy poderosa y que ahí está todo”.


Sus inicios

Lejos de lo que indica la tradición deportista, Ararat Amezcua inició su camino por el karate relativamente tarde. Cuenta que a los 12 años de edad llegó a su secundaria un programa de jóvenes talentos. Tras haber realizado las respectivas pruebas físicas, la moreliana fue seleccionada para practicar dicha disciplina con una beca de respaldo.

“A mí desde niña me gustaba el deporte, ya practicaba gimnasia y natación; pero cuando conocí el karate supe que era lo mío. Primero era un hobbie, ya luego me comenzaron a exigir más y me di cuenta que atrás quedaba lo de pasatiempo, supe que tenía que centrarme más y llegar a ser cinta negra”.

La primera pelea de Ararat fue en un torneo realizado en Michoacán. Explica que el momento estuvo lleno de mucha adrenalina, de dudas y pensando “cómo le iba a hacer para entrarle al rival”. Al final, se llevó la victoria, motivación y lo que calificó como un “mundo de experiencias”.

Pero más allá de las victorias o derrotas comparte que el karate le ha otorgado cambios más profundos que han trascendido a su vida cotidiana, “el deporte forjó en mí una persona de bien, con valores y principios, me ha marcado mucho en la escuela y con mi familia”.

Y es que se dice orgullosa de poder confirmar que en el karate se absorben valores como el respeto, la puntualidad, la honra y sobre todo ser muy disciplinado. Sobre este último punto, subraya que es donde se engloba todo, pues sin ese hábito, sentencia que no existe forma de sobresalir.

Ararat Amezcua refiere que la medalla de bronce en Eslovaquia realmente representa el inicio de su andar por el karate. Falta mucho, asegura. Emocionada ya planea sus objetivos: “Hay que ir al Panamericano que se realizará en Brasil, luego viene el Mundial en Holanda para el próximo año y también en un futuro tenemos que estar en unos Juegos Olímpicos”.

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Dice Ararat Amezcua Arroyo que cuando pisó por primera vez el tatami del Campeonato Mundial de Karate de Bratislova, Eslovaquia, le pasó lo que hasta en ese momento solo había visto en las películas: en un flash dentro de su cabeza se le atravesaron las palabras de su familia, amigos y entrenador.

“Esto lo tengo que saber aprovechar y saber canalizar la adrenalina con cabeza fría”, fue lo que pensó antes de dar el primer golpe a la competidora de Rumania. A la postre, la michoacana de 19 años de edad se haría de la medalla de bronce en la división de 55 a 60 kilos.

En entrevista para el Sol de Morelia, la deportista confiesa que el momento estuvo lleno de presiones que tuvo que aprender a controlar en ese momento, “traes atrás de ti a México, a tu familia, piensas en todo el dinero que han invertido en ti y claro que es algo que te invade”.

Sin embargo, enfrentando a rivales de diferentes países, Ararat expone que entendió que el punto clave entre el éxito y el fracaso es saber centrar los pensamientos, “lo que yo puedo recomendar a cualquier atleta es que sepan que la mente es muy poderosa y que ahí está todo”.


Sus inicios

Lejos de lo que indica la tradición deportista, Ararat Amezcua inició su camino por el karate relativamente tarde. Cuenta que a los 12 años de edad llegó a su secundaria un programa de jóvenes talentos. Tras haber realizado las respectivas pruebas físicas, la moreliana fue seleccionada para practicar dicha disciplina con una beca de respaldo.

“A mí desde niña me gustaba el deporte, ya practicaba gimnasia y natación; pero cuando conocí el karate supe que era lo mío. Primero era un hobbie, ya luego me comenzaron a exigir más y me di cuenta que atrás quedaba lo de pasatiempo, supe que tenía que centrarme más y llegar a ser cinta negra”.

La primera pelea de Ararat fue en un torneo realizado en Michoacán. Explica que el momento estuvo lleno de mucha adrenalina, de dudas y pensando “cómo le iba a hacer para entrarle al rival”. Al final, se llevó la victoria, motivación y lo que calificó como un “mundo de experiencias”.

Pero más allá de las victorias o derrotas comparte que el karate le ha otorgado cambios más profundos que han trascendido a su vida cotidiana, “el deporte forjó en mí una persona de bien, con valores y principios, me ha marcado mucho en la escuela y con mi familia”.

Y es que se dice orgullosa de poder confirmar que en el karate se absorben valores como el respeto, la puntualidad, la honra y sobre todo ser muy disciplinado. Sobre este último punto, subraya que es donde se engloba todo, pues sin ese hábito, sentencia que no existe forma de sobresalir.

Ararat Amezcua refiere que la medalla de bronce en Eslovaquia realmente representa el inicio de su andar por el karate. Falta mucho, asegura. Emocionada ya planea sus objetivos: “Hay que ir al Panamericano que se realizará en Brasil, luego viene el Mundial en Holanda para el próximo año y también en un futuro tenemos que estar en unos Juegos Olímpicos”.

Local

Violencia hacia la mujer no es novedad, pero preocupa: Arzobispo

Consideró que el caso requiere mayor trabajo legislativo y participación social

Local

Exorcismos, realidad sacada de la ficción

El padre José Guadalupe Franco, sacerdote exorcista de la Arquidiócesis de Morelia, realiza trabajos a tres de cada 100 casos que se dan en el estado

Local

Conspiradoras ganan yardas contra el machismo

El equipo moreliano de mujeres se concentra en la cancha del Instituto Mexicano de Seguridad Social para practicar flag football

Futbol

Ataque a autobús de equipo de futbol en Honduras deja cuatro muertos

El incidente se produjo una media hora antes del clásico capitalino entre Olimpia y Motagua

Local

Violencia hacia la mujer no es novedad, pero preocupa: Arzobispo

Consideró que el caso requiere mayor trabajo legislativo y participación social

Local

El oficio de zapatero, luchar por la permanencia o desaparecer

Miguel Ángel Juárez Rodríguez practica uno de los oficios que poco a poco quedan en el olvido: zapatero

Sociedad

Parque escénico en Huauchinango fue construido sin permiso: Semarnat

La secretaría inició un procedimiento administrativo contra el ayuntamiento

Mundo

Al menos 50 mil personas pierden su casa por incendio en Bangladés

Los bomberos lograron controlar el incendio, que no causó muertos, sin embargo, sí se registraron algunos heridos

Sociedad

Recupera Guardia Nacional fusiles robados hace una semana en Tlaxcala

Los dos fusiles fueron encontrados dentro de un costal oculto entre cultivos de maíz