/ martes 26 de mayo de 2020

Panteón Rococó mantiene su espíritu de lucha y dedican tema a mujeres

Todo gobierno debe practicar la autocrítica, señalan los autores del tema La carencia que está más vigente que nunca

En una sociedad globalizada, donde las fronteras entre la izquierda y la derecha se desdibujan entre las sombras de los populismos, Panteón Rococó tiene muy claro su lugar en el mundo: “abajo y a la izquierda”.

Así lo asegura en entrevista con El Sol de México Missael Oseguera, saxofonista de esta banda que surgió a raíz de la crisis económica de 1988 y de la formación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Panteón Rococó hoy es toda una institución del rock en español. Este 2020, cumple 25 años como el estandarte más popular del ska mexicano. Sus planes de celebración, sin embargo, se vieron frustrados debido a la pandemia de COVID-19, que provocó la suspensión temporal de sus tres conciertos en el Foro Sol, programados originalmente para el 7, 8 y 9 de mayo. Esas fechas fueron pospuestas para el 3, 4 y 5 de diciembre, respectivamente.

Durante este confinamiento, Missael ha recordado como si hubiese sido ayer cuando el grupo ofrecía tocadas en Ciudad Universitaria en los años noventa, muy de la mano de un setlist que ponía de manifiesto la enorme desigualdad de la sociedad mexicana, que entonces vivía el ocaso del PRI y los efectos del llamado error de diciembre: devaluación del peso, recesión económica, fuga de capitales, falta de liquidez y aumento de la deuda pública del país. Un caldo de cultivo para que surgieran bandas con discursos disidentes y disruptivos, y que rápidamente encontraron un lugar en las preferencias de millones de jóvenes.

De eso ya han pasado 25 años y Panteón Rococó sigue en pie, aunque el contexto político sea completamente distinto: ahora una fuerza que se autodenomina de izquierda ya está instalada en el poder.

“Más allá de la responsabilidad social del grupo, que sí existe, nos reconocemos antes que nada como personas socialmente responsables”, asegura Missael. “Panteón es una banda más social que política. Creemos que el sistema político es el problema. Los partidos y sus formas de gobernar son el agente contaminante. Por eso no podemos esperar a que llegue un partido de un color o de otro para que solucione las cosas”, considera.

Los integrantes de Panteón Rococó siempre han admitido que el EZLN fue la semilla germinadora de la banda. De cierto modo, el zapatismo les sirvió como un modelo a seguir para trabajar en colectivo, nunca de manera individual. Y esa, admite Missael, ha sido una de las claves por las cuales Panteón Rococó se mantiene activo.

“Nosotros seguimos siendo zapatistas”, reconocer el saxofonista. “Sabemos que nuestro lugar está abajo y a la izquierda. Y esto hay que destacarlo: no sólo estamos a la izquierda: estamos con los de abajo”.

Aunque la atmósfera política ya no sea la misma y hoy en Palacio Nacional despache un hombre que presume de seguir los ideales juaristas, hay problemas que no cesan. Y que incluso se agravan, como la violencia y el crimen organizado. Y es que igual que hace 25 años, la desigualdad social es un cáncer difícil de combatir. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) estima que el 43 por ciento de los mexicanos vive en condiciones de pobreza. Eso hace que letras como La carencia se mantengan vigentes más allá del éxito comercial.

“El rock mexicano que está en el mainstream ha perdido compromiso social y político”, reflexiona Missael. “Pero lo más triste es que muchas bandas que hace 20 o 25 años estaban con nosotros y levantaban la voz, ahora que son exitosas, ya no lo hacen. ¿Qué pasó? ¿Dónde está esa voz que apareció cuando querían darse a conocer y decir las cosas que pensaban? Ahora que ya son famosos, están calladitos. No aplica para todos, pero sí para algunos”, reflexiona Missael.

Para él, la izquierda sólo podrá ejercer una buena gobernanza en la medida en que admita y practique la autocrítica. “Tenemos amigos dentro de la izquierda y son personas bastante interesantes”, afirma. Como ejemplo pone a Paco Ignacio Taibo II, el actual director del Fondo de Cultura Económica (FCE), a quien reconoce como una voz disidente dentro del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Pero lo que también se necesita, asegura, es una sociedad civil organizada que se involucre verdaderamente en las causas que más atañen al país. “No basta con que llegue la izquierda a gobernar: tiene que llegar el pueblo a gobernarse, a organizarse. De lo contrario no podremos hacer nada porque vivimos en un sistema muy podrido, sea de izquierda o de derecha”, dice.

Es por ello que decidieron lanzar su nuevo sencillo, Sobreviviré, que es una versión en español de la canción que popularizó Gloria Gaynor en los años ochenta. El tema fue producido por el reconocido productor y arreglista estadounidense KC Porter, quien ha trabajado con artistas como Carlos Santana, Sting, Selena, Bon Jovi o Ricky Martin.

Se trata de una canción con una gran cadencia disco, pero con ese toque de ska tan característico de Panteón. También se hilvanan sonidos de la música norteña y una letra que denota la ya conocida vocación social de la banda.

“Los covers que hemos hecho de la mano de KC Porter son canciones con voces femeninas. Creemos que es un buen momento para amplificar las voces de las mujeres, quienes están en pie de lucha y en un momento neurálgico para la sociedad. Muchas de ellas han vivido este encierro con sus agresores”, comparte Missael.

En una sociedad globalizada, donde las fronteras entre la izquierda y la derecha se desdibujan entre las sombras de los populismos, Panteón Rococó tiene muy claro su lugar en el mundo: “abajo y a la izquierda”.

Así lo asegura en entrevista con El Sol de México Missael Oseguera, saxofonista de esta banda que surgió a raíz de la crisis económica de 1988 y de la formación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Panteón Rococó hoy es toda una institución del rock en español. Este 2020, cumple 25 años como el estandarte más popular del ska mexicano. Sus planes de celebración, sin embargo, se vieron frustrados debido a la pandemia de COVID-19, que provocó la suspensión temporal de sus tres conciertos en el Foro Sol, programados originalmente para el 7, 8 y 9 de mayo. Esas fechas fueron pospuestas para el 3, 4 y 5 de diciembre, respectivamente.

Durante este confinamiento, Missael ha recordado como si hubiese sido ayer cuando el grupo ofrecía tocadas en Ciudad Universitaria en los años noventa, muy de la mano de un setlist que ponía de manifiesto la enorme desigualdad de la sociedad mexicana, que entonces vivía el ocaso del PRI y los efectos del llamado error de diciembre: devaluación del peso, recesión económica, fuga de capitales, falta de liquidez y aumento de la deuda pública del país. Un caldo de cultivo para que surgieran bandas con discursos disidentes y disruptivos, y que rápidamente encontraron un lugar en las preferencias de millones de jóvenes.

De eso ya han pasado 25 años y Panteón Rococó sigue en pie, aunque el contexto político sea completamente distinto: ahora una fuerza que se autodenomina de izquierda ya está instalada en el poder.

“Más allá de la responsabilidad social del grupo, que sí existe, nos reconocemos antes que nada como personas socialmente responsables”, asegura Missael. “Panteón es una banda más social que política. Creemos que el sistema político es el problema. Los partidos y sus formas de gobernar son el agente contaminante. Por eso no podemos esperar a que llegue un partido de un color o de otro para que solucione las cosas”, considera.

Los integrantes de Panteón Rococó siempre han admitido que el EZLN fue la semilla germinadora de la banda. De cierto modo, el zapatismo les sirvió como un modelo a seguir para trabajar en colectivo, nunca de manera individual. Y esa, admite Missael, ha sido una de las claves por las cuales Panteón Rococó se mantiene activo.

“Nosotros seguimos siendo zapatistas”, reconocer el saxofonista. “Sabemos que nuestro lugar está abajo y a la izquierda. Y esto hay que destacarlo: no sólo estamos a la izquierda: estamos con los de abajo”.

Aunque la atmósfera política ya no sea la misma y hoy en Palacio Nacional despache un hombre que presume de seguir los ideales juaristas, hay problemas que no cesan. Y que incluso se agravan, como la violencia y el crimen organizado. Y es que igual que hace 25 años, la desigualdad social es un cáncer difícil de combatir. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) estima que el 43 por ciento de los mexicanos vive en condiciones de pobreza. Eso hace que letras como La carencia se mantengan vigentes más allá del éxito comercial.

“El rock mexicano que está en el mainstream ha perdido compromiso social y político”, reflexiona Missael. “Pero lo más triste es que muchas bandas que hace 20 o 25 años estaban con nosotros y levantaban la voz, ahora que son exitosas, ya no lo hacen. ¿Qué pasó? ¿Dónde está esa voz que apareció cuando querían darse a conocer y decir las cosas que pensaban? Ahora que ya son famosos, están calladitos. No aplica para todos, pero sí para algunos”, reflexiona Missael.

Para él, la izquierda sólo podrá ejercer una buena gobernanza en la medida en que admita y practique la autocrítica. “Tenemos amigos dentro de la izquierda y son personas bastante interesantes”, afirma. Como ejemplo pone a Paco Ignacio Taibo II, el actual director del Fondo de Cultura Económica (FCE), a quien reconoce como una voz disidente dentro del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Pero lo que también se necesita, asegura, es una sociedad civil organizada que se involucre verdaderamente en las causas que más atañen al país. “No basta con que llegue la izquierda a gobernar: tiene que llegar el pueblo a gobernarse, a organizarse. De lo contrario no podremos hacer nada porque vivimos en un sistema muy podrido, sea de izquierda o de derecha”, dice.

Es por ello que decidieron lanzar su nuevo sencillo, Sobreviviré, que es una versión en español de la canción que popularizó Gloria Gaynor en los años ochenta. El tema fue producido por el reconocido productor y arreglista estadounidense KC Porter, quien ha trabajado con artistas como Carlos Santana, Sting, Selena, Bon Jovi o Ricky Martin.

Se trata de una canción con una gran cadencia disco, pero con ese toque de ska tan característico de Panteón. También se hilvanan sonidos de la música norteña y una letra que denota la ya conocida vocación social de la banda.

“Los covers que hemos hecho de la mano de KC Porter son canciones con voces femeninas. Creemos que es un buen momento para amplificar las voces de las mujeres, quienes están en pie de lucha y en un momento neurálgico para la sociedad. Muchas de ellas han vivido este encierro con sus agresores”, comparte Missael.

Policiaca

Atentan contra exalcalde de Coalcomán; hay un muerto

El antiguo miembro de las autodefensas ha sufrido tres ataques desde 2017

frontpage

En plena iglesia, agreden a sacerdote en Ario de Rosales

El obispo de Tacámbaro, Gerardo Díaz Vázquez, apuntó que el atacante “es una persona que no está bien”

Local

Aumenta gobierno de Michoacán aforo para bares y antros

Estos centros recreativos sólo podrán abrir de jueves a sábado

Deportes

De la convivencia social al aislamiento: las nuevas formas de los gimnasios

Si antes estos espacios eran para socializar, ahora se han convertido en zonas exclusivas y de rígido entrenamiento

Doble Vía

Platanomelón promueve cultura sexual con juguetes y libros

La difusión de la sexualidad en México es insuficiente.Platanomelón apuesta a estos productos para difundirla

Sociedad

Hasta 120% crece el dengue en último mes

En cuatro semanas los casos pasaron de 3 mil 674 afectados a 4 mil 969 personas enfermas

Justicia

Si colabora con FGR, Emilio Lozoya alcanzaría la libertad

En cuanto el exdirector de Pemex baje del avión procedente de España, quedará formalmente detenido

Sociedad

Agota la 4T a las Fuerzas Armadas

Los marinos y soldados del país están agotados por la sobrecarga de trabajo que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador

Finanzas

Mexicanos tienen fiebre de Bitcoin

El país ocupa el sexto lugar en frecuencia de uso las critptomonedas. Supera a EU, Reino Unido y Japón