imagotipo

Nuevo aeropuerto de la Ciudad de México concluye 2016 con importantes avances

  • NTMX Agencia
  • en Finanzas

La construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), obra de infraestructura más importante de las últimas décadas en el país y la cual se prevé inicie operaciones en octubre de 2020, mostró en 2016 importantes avances.

Así, la obra concluye el año con 60 por ciento de recursos comprometidos para el proyecto, equivalente a 100 mil millones de pesos, y para 2017 se espera realizar 14 licitaciones adicionales, con lo que se alcanzaría 90 por ciento de los recursos previstos.

Esta obra es de gran impacto social por la cantidad de empleos que promueve, pues durante su construcción generará hasta 160 mil empleos y en su operación hasta 450 mil.

En 2016, se licitaron nueve proyectos, como las pistas dos y tres, los pilotes, la supervisión, la losa de cimentación y el edificio terminal.

Mientras que para 2017, las 14 licitaciones comprenderán edificios de apoyo y complementarios, para los cuales se comprometerán recursos por alrededor de 40 mil millones de pesos.

A finales de noviembre pasado, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, dijo que el nuevo aeropuerto avanza de acuerdo con lo programado.

Asimismo, sostuvo que a la fecha se han realizado 180 licitaciones con un valor de 100 mil millones de pesos. Entre dichas obras están la nivelación del terreno, obras hidráulicas, cerca perimetral, subestación eléctrica, torre de control, pistas 2 y 3 y el edificio terminal.

En enero de 2016, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) precisó que durante el año se licitarían 10 paquetes de obras para la construcción de la nueva terminal aérea.

En febrero GACM, organismo responsable de la planeación, diseño y edificación de la nueva base aérea de la capital del país, adjudicó al consorcio Iuyet la licitación para realizar el Estudio de Ingeniería Geomática para el Proyecto de Pistas, Plataformas, Calles de Rodaje y Edificios del nuevo aeropuerto.

En junio de este año se llevó a cabo la segunda Sesión Ordinaria del Comité de Vigilancia Ambiental del NAICM, en donde el Instituto Politécnico Nacional (IPN) -ente supervisor- dio cuenta de los avances en materia de restauración ecológica; monitoreo de calidad en cuerpos de agua; rescate de flora y fauna; acciones de observación y conservación de aves y de recuperación y conservación del suelo.

Además, se presentaron progresos sobre gestión integral de residuos; uso sustentable del agua y plan de manejo ambiental, en atención a las medidas de contención y mitigación de riesgos ambientales, todas derivadas del Resolutivo de Riesgo Ambiental emitido por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En agosto pasado, el director del GACM, Federico Patiño, recibió a representantes de 27 empresas de Japón especializadas en construcción, transporte y tecnología, las cuales mostraron su interés en conocer a detalle las estrategias financiera y constructiva de la nueva terminal.

También se presentaron 18 propuestas de la pista 2 y área de túneles y se anunció que la empresa Proyectos y Construcciones Urisa ganó la licitación para la construcción de subestaciones y acometida eléctrica de la nueva terminal aérea, debido a que cumplió con la documentación legal y administrativa establecida en la convocatoria, así como económica y técnica, frente a la presentada por el grupo encabezado por Avanzia Instalaciones e Isolux de México.

Septiembre fue un mes muy activo en relación con el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, obra que marca una diferencia en los proyectos de infraestructura en el país.

Ello, debido que en el marco del Cuarto Informe de Gobierno, se informó que la conclusión de la etapa preliminar y la elaboración del Plan Maestro del Proyecto del NAICM, así como el inicio de la etapa constructiva, fueron los avances más importantes de septiembre de 2015 a agosto de 2016 en materia aeroportuaria, por lo que la construcción avanza conforme a lo programado.

En dicho mes también se anunció que la empresa Gami Ingeniería e Instalaciones ganó la licitación de los trabajos relativos a los Pilotes para la Torre de Control, Edificio Terminal y Centro de Transporte Intermodal.

Además, se dio a conocer que el consorcio conformado por Coconal y Constructora y Pavimentadora Vise ganó la licitación de la pista 2 y área de túneles; mientras que la pista 3 y área de túneles fue adjudicada a la Operadora Cicsa, en consorcio con GIA, Promotora y Desarrolladora Mexicana, y la Peninsular Compañía Constructora.

Asimismo, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) y la Agencia de Comercio y Desarrollo de Estados Unidos firmaron un convenio para brindar asistencia técnica en materia de sustentabilidad para el nuevo aeropuerto.

El 19 de septiembre se informó que el consorcio encabezado por Cal y Mayor Asociados ganó la licitación para los Servicios de Supervisión Técnica y Administrativa de Construcción para el Edificio Terminal.

En el mismo mes se realizó una colocación de bonos por dos mil millones de dólares en dos plazos, considerada la más grande en la historia para un aeropuerto y a mayor plazo en su tipo; una por mil millones de pesos a 10 años y otra por los restantes mil millones a 30 años con tasa de interés de 4.25 y 5.50, respectivamente.

En noviembre, el GACM adjudicó los Servicios de Supervisión Técnica y Administrativa de la Infraestructura del Nuevo Aeropuerto a un consorcio de siete empresas mexicanas.

Para el 7 de diciembre, GACM recibió tres propuestas económicas para la Construcción del Edificio Terminal.

El Nuevo Aeropuerto es un proyecto único en América, con visión social y 100 por ciento sustentable, que permitirá a México aprovechar su lugar como una de las economías más importantes del mundo.

La nueva terminal será sin duda el hub o centro de distribución más importante de América Latina. Con dicha obra se transformarán las expectativas de crecimiento aeronáutico nacional para los próximos 50 años.

Cabe recordar que este año, el financiamiento para la obra recibió tres reconocimientos por parte de LatinFinance en su edición 2016: mejor financiamiento aeroportuario, mejor financiamiento de infraestructura de México y mejor préstamo para financiar un proyecto.

Además, es el primer proyecto que se inscribe en el Programa de Gobierno Abierto, impulsado por el Banco Mundial, por lo que los datos en su desarrollo están abiertos al escrutinio de cualquier ciudadano.

Una vez que la el NAICM empiece a operar a su máxima capacidad estará dando servicio a 125 millones de pasajeros, con seis pistas, tres de ellas que funcionarán de forma simultánea a través de dos edificios terminales y dos satélites.