imagotipo

3.5%, crecimiento definitivo de EU en el tercer trimestre; el mejor en 2 años

  • EFE Agencia
  • en Finanzas

  • Ajusta al alza el cálculo final

WASHINGTON, DC. (EFE).- La economía estadunidense apuntaló su fuerte crecimiento con un Producto Interno Bruto (PIB) pujante, que avanzó a un ritmo anual de 3.5 por ciento en el tercer trimestre del año.

El cálculo final del trimestre anunciado ayer por el Departamento de Comercio, tres décimas por encima de lo estimado en noviembre, consolida el fuerte avance de la economía estadunidense, con el mejor dato de los últimos dos años.

Los analistas no eran tan optimistas y preveían un crecimiento de 3.3 por ciento, no obstante, aseguran que este ritmo de crecimiento es difícil de mantener en el actual último trimestre del año, para el que pronostican alrededor de 2.2 por ciento.

El principal asesor económico de la Casa Blanca, Jason Furman, destacó en un comunicado que estos datos consolidan el progreso macroeconómico logrado por el país en los últimos ocho años.

“La economía estadunidense es ahora un 11.6 por ciento mayor que como estaba en 2007, en su cima antes de la crisis, gracias a una fuerte recuperación desde la peor crisis económica desde la Gran Depresión” sufrida por este país entre 1929 y 1939, agregó Furman.

La economía comenzó el año con un crecimiento débil, de apenas el 0.8 por ciento entre enero y marzo, que se ha ido acelerando paulatinamente hasta el 1.4 por ciento del segundo trimestre y el 3.5 por ciento del tercero, el crecimiento más fuerte en el país desde el período entre julio y septiembre de 2014.

La estimación de crecimiento revisada refleja cifras actualizadas sobre los gastos de investigación y desarrollo de las empresas, el gasto de las instituciones sin fines de lucro, y el uso de los servicios financieros.

El gasto del consumidor, que agregó dos puntos porcentuales al PIB y es el verdadero motor de la economía, aumentó a una tasa anual del 3 por ciento entre julio y septiembre, por encima de la estimación anterior del 2.8 por ciento, pero bastante inferior al 4.3 por ciento registrado en el segundo trimestre.

Las inversiones de las empresas aumentaron a una tasa revisada del 1.4 por ciento, mucho más fuerte que el 0.1 por ciento calculado anteriormente. Las compras de los hogares, que representan casi el 70 por ciento de la actividad económica, crecieron a una tasa anual del tres por ciento, por encima del 2.8 por ciento de la evaluación anterior.

Ese cambio reflejó principalmente un mayor gasto en servicios al incorporar los nuevos datos disponibles de la Oficina del Censo, según el informe. El comercio internacional y la acumulación de inventarios privados proporcionaron un impulso modesto al crecimiento del tercer trimestre.

La inversión no residencial fija, que sirve de termómetro del gasto empresarial, aumentó a un ritmo de 1.4 por ciento el trimestre pasado, frente a una estimación anterior del 0.1 por ciento de crecimiento.

El gasto en estructuras aumentó fuertemente, a un ritmo del 12 por ciento, y los desembolsos por el pago de derechos de propiedad intelectual subieron 3.2 por ciento.

La inversión residencial cayó 4.1 por ciento durante el trimestre, lo que sugiere una desaceleración en la construcción de viviendas y en los proyectos de reformas, que habían sido uno de los puntales de la economía durante la mayor parte de la recuperación.

Los nuevos datos mostraron que la reducción del gasto de los Gobiernos estatales y locales fue menor de lo que se había estimado anteriormente, mientras que el gasto del Gobierno federal, tanto en defensa como de manera general, aumentó durante el trimestre.

El informe de ayer también mostró que el aumento de los beneficios empresariales de Estados Unidos (EU) fue menor de lo que se había estimado anteriormente.

Las ganancias, descontados los impuestos, avanzaron a un 2.6 por ciento, frente a una estimación anterior del 3.5 por ciento de crecimiento. Los dos componentes más volátiles del PIB, las denominadas ventas finales a los compradores nacionales, aumentaron a una tasa del 2.1 por ciento, en comparación con la estimación previa de un ritmo de 1.7 por ciento.

Este es el último y definitivo informe sobre el PIB del tercer trimestre de 2016, los datos revisados hasta el 30 de septiembre, poco más de un mes antes de las elecciones presidenciales, mientras que el cálculo anual se emitirá el 27 de enero de 2017.