imagotipo

Recodando a Francisco González Ibarra

Francisco Javier Gómez Quintero

Zamora, Michoacán.- Recordando a un impulsor del béisbol y futbol infantil que fue pieza importante en la Liga Zamorana de Béisbol, a Francisco González Ibarra, quien promocionó este deporte en la niñez, juventud, así como en los adultos, hasta a mediados de junio de 2011, cuando falleció.
Siempre fue una persona muy dedicada al trabajo como a su pasión por el deporte, quien fue presidente de la liga de béisbol por muchos años, así como de la infantil de futbol, en la que duró 10 años, seis como secretario y 4 como presidente.
Hombre que nació un día 11 de febrero de 1950 en El Platanal, municipio de Jacona, hijo de Francisco González González y Carolina Ibarra Rubio, su padre trabajador de la Comisión Federal de Electricidad y su mamá dedicada al hogar.
Integrante de una familia numerosa de once hermanos, Otilia, Marcos, Victoria, Benjamín, María Elena, Roberto, Ofelia, Francisco, María del Carmen, Jesús y Juan Manuel; conmemorando una plática que sostuvo este reportero con él meses antes de su fallecimiento, decía que era una persona comprometida con el deporte, inclusive por encima de su familia.
Don Paco, como lo llamaban todos los amigos, inició sus estudios en la Escuela Primaria Rural Federal “Plan de Ayala” donde culminó la educación primaria, y al cambiar de residencia a Zamora a los 12 años, lo invitaron al Seminario de Ario de Rosales para continuar con los estudios de secundaria, donde duró poco tiempo al emigrar a vivir a la Ciudad de México donde se inscribió en el Instituto Nacional de la Juventud Mexicana (Injume), lugar donde le nació el amor por el deporte y servir al prójimo, al ser una de las condiciones de cada fin de semana para hacer labor social, como pintar, recoger basura, arreglar los lotes baldíos y enseñar a los niños y jóvenes la educación vial.
Tiempo después decidió regresar a Zamora al extrañar a familiares y amigos, a la corta edad le dieron la oportunidad de trabajar a los 15 años en la imprenta de los hermanos Elizalde Francisco y Miguel, desde ese tiempo siempre trabajó en ese ramo hasta el día de su fallecimiento en el 2011. Pasaron algunos años y contrajo nupcias con Soledad Béjar Gómez, con quien procreó tres hijos, Francisco, Eduardo y Juan Carlos.
El béisbol y el futbol siempre estuvieron de la mano de don Francisco González Ibarra, al ser los deportes de sus amores, ya en su momento los practicó y dirigió inclusive al mismo tiempo durante cuatro años.
En la Liga Infantil-Juvenil de Futbol duró como directivo 10 años, seis de ellos como secretario y cuatro de presidente, en el béisbol fueron más de dos décadas las que dedicó en tiempo completo, quien se retiró de estos puestos con el afán de servir como directivo al no poder ser juez y parte.
Con el tiempo se inclinó por la promoción del béisbol al ser una persona comprometida con el deporte, inclusive por encima de la familia.
En sus años de deportista jugó en equipos de futbol de la liga de Joaquín Negrete, en las águilas de Chava Castillo, la Mueblería Nueva, El Heraldo de Zamora, en el equipo Flecha Amarilla, Imprenta González y Estudiantes de La Planta, además jugó en El Colonial de Tangancícuaro. También jugó en los equipos Santos, Legionarios y Nacional, con los que fueron campeones.
En la liga infantil y juvenil estuvo como entrenador de los equipos, Ferretería Tejeda de tercera y segunda infantil, además de Los Legionarios.
Dentro del rey de los deportes formó parte de los equipos: Águilas de Zamora, General Popo, Electricistas Sección 85 (La Planta), Maseca y El Llano, en los que fue jugador y manager, Abarrotes Gamiño, Sultanes, Cachorros Zamora y Cachorros La Planta, en la categoría infantil Cachorros Zamora.
Don Paco siempre le gustó velar por el deporte, vio lo que se podía lograr a futuro en las nuevas generaciones de beisbolistas y futbolistas en su andar por ambas instituciones, donde vio crecer deportivamente a mucha gente.
Recordando las palabras del promotor deportivo, una de sus satisfacciones fue ver jugadores a nivel profesional, pero era triste que la mayoría se quedaran en el camino porque no se preocupaban por darles proyección a los que no contaban con recursos económicos.
Además de ver aquella selección dirigida por Jesús de Anda que fue campeona estatal, de donde su mayoría salió al futbol profesional; el conseguir que la liga contara con una oficina para sus reuniones.
En el béisbol el mantenimiento del campo y las instalaciones en la unidad deportiva El Chamizal, así como el bardeado perimetral y contribuir para los arreglos de los campos de la región.