imagotipo

Un arte la restauración de Niños Dios

  • El Sol de Irapuato
  • en Cultura

Por ARMANDO FRANCO MONTES

IRAPUATO, Gto. (OEM-Informex).- Un arte la restauración de los Niños Dios. La señora Paula Blancarte y su esposo Jaime Noriega con mucha dedicación reparan imágenes y figuras religiosas, quienes llegan a arreglar hasta 500 o más figuras en todo el año.

Una actividad que la realizan con mucho gusto y pasión, la cual comenzó desde hace tres años, quienes iniciaron por azares del destino, donde una vecina de su familia, la señora Carreón, llevó una imagen de una virgen que tiene más de 100 años, a restaurar una mano, siendo esta la primera vez que realizaban esta actividad.

Posteriormente llevaron un Niño Dios para que los repararan, mientras la señora Paula se encarga de darle el toque estético al pintarlos y decorarlos.

Foto: El Sol de Irapuato

Foto: El Sol de Irapuato

Fue ganando fama al llevar los Niños a su negocio de puesto de revistas donde la gente se acercaba y le preguntaban que si reparaba las imágenes aumentando el número de imágenes a reparar.

“Poco a poco se ha ido incrementado el trabajo durante todo el año, desde imágenes de 100 y 200 años de antigüedad y toda esta restauración queda como nuevo. Aquí el trabajo es artesano, no usamos máquinas. Mi esposo la repara, pero yo hago el término estético”.

“Primero pulimos, después vamos pintando, lijando, fondeando, después el cabello, los ojos, las cejas, sucesivamente. Primero pasa por el taller de restauración, después llega aquí lo que es la pintura”.

Foto: El Sol de Irapuato

Foto: El Sol de Irapuato

TODO EL AÑO RESTAURAN

Por el buen trabajo que desempeñan la señora Paula y Jaime, cuentan con imágenes para restaurar desde inicio del año.

“Hasta ahora tengo trabajo desde enero, febrero. Se fueron juntando todos los meses tanto que ahorita nos saturamos y ya no recibimos. La gente sigue preguntando, siguen llegando con sus niños, creo que hemos rechazado más de 100 niños porque no alcanzaríamos a entregarlos a tiempo”.

“Ahorita tengo 150 niños para reparar. Quiero terminarlos todos y llevármelos a mi negocio para hacer las entregas a tiempo y que la gente se los lleve a su casa y puedan reunirse en familia y que pasen una navidad feliz”.

Foto: El Sol de Irapuato

Foto: El Sol de Irapuato

Un ardua labor que desempeña, comenzando desde las 5-6 de la mañana para terminar hasta las 1 o 2 de la mañana, descansando pocas horas.

“También restauramos vírgenes grandes, cristos, todo lo que llegue quebrado. Tenemos temporadas, por ejemplo el 30 de abril tenemos los niños Doctorcitos, que también nos llegan muchos, las Infantitas. También en las fechas del Sagrado Corazón. Nos traen imágenes como San Martín de Porres, San Judas Tadeo, Virgen de Guadalupe y ahorita es la temporada de los Niños Dios”.

Una actividad que no lo hace tanto por negocio. “No me gusta lucrar con las imágenes. Cobramos lo justo, desde un dedo que oscila en 20 pesos o una restauración que la más cara es de 200 pesos”.

SATISFACCIÓN

“Me ha dejado una satisfacción espiritual, esta actividad. Yo estaba alejada de Dios, y ahorita que estoy entregada al 100 me ha dado tantas satisfacciones, a mi familia a mis hijas, las trato mejor. Esperemos que todos salgan a tiempo y ahorita no salgo y me dedico a terminar de arreglarlos es una jornada pesada peor muy bonita”.

Cabe mencionar que por su desempeño en esta actividad, la Casa de la Cultura le otorgó un reconocimiento, el pasado 27 de septiembre, por este arte que realiza.

Foto: El Sol de Irapuato

Foto: El Sol de Irapuato