/ domingo 20 de octubre de 2019

"Sanctorum": cuando el fin del mundo es mejor

La película de Joshua Gil compite por el Mejor Largometraje Mexicano en el Festival Internacional de Cine de Morelia

Morelia, Mich. (OEM-Infomex). Tal vez el fin del mundo sea más agradable a la situación que se vive en muchos lugares de México. Bajo esa temática es que Joshua Gil presentó como parte de la competencia de largometraje mexicano la película Sanctorum en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

La cinta es una propuesta con tintes poéticos no sólo en la narrativa del texto, sino de la propuesta visual donde los paisajes de la sierra oaxaqueña se contrastan con una suerte de esclavismo moderno al que son sometidos los campesinos que siembran marihuana y amapola, siempre con el acecho tanto de narcotraficantes como de la policía y el Ejército.

En esa tesitura, el foco de la historia seguirá a un niño huérfano que buscará a su madre, para lo cual el director recurre a una mezcla de culturas mexicanas en la que vemos a las almas en pena acompañadas de xoloitzcuintles, el perro que ha de guiarnos en el camino hacia Mictlán.

Con las actuaciones de Nereida Vásquez, Virgen Vásquez y el niño Erwin Pérez, Sanctorum tiene como antecedente el cortometraje “Santuario”, el cual se inspiró en el caso de Ayotzinapa y para lo cual obtuvo financiamiento de Amnistía Internacional.

En una jornada de competencia donde el narco fue el tema de dos películas (“Polvo” es la otra, una comedia negra dirigida por José María Yazpik), Sanctorum marca su propio sello al adentrarse en los procesos de extracción de tierras, migraciones forzadas y la muerte como fantasma que ronda a campesinos que encima son criminalizados por sembrar en su propia tierra.

La película tuvo su estreno mundial en una función especial en la Semana de la Crítica de la Bienale de Venecia, donde obviamente surgieron las preguntas de qué es ficción y qué es realidad. “Había gente confundida porque no sabe dónde empezaba lo real de México y dónde terminaba. La mayor parte del tiempo nos estaban cuestionando con respecto a si el nuevo gobierno estaba representado en la película, pero preferimos no meternos en ese tema porque ahora está muy escabroso”, respondió en su encuentro con los medios de comunicación.

Morelia, Mich. (OEM-Infomex). Tal vez el fin del mundo sea más agradable a la situación que se vive en muchos lugares de México. Bajo esa temática es que Joshua Gil presentó como parte de la competencia de largometraje mexicano la película Sanctorum en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

La cinta es una propuesta con tintes poéticos no sólo en la narrativa del texto, sino de la propuesta visual donde los paisajes de la sierra oaxaqueña se contrastan con una suerte de esclavismo moderno al que son sometidos los campesinos que siembran marihuana y amapola, siempre con el acecho tanto de narcotraficantes como de la policía y el Ejército.

En esa tesitura, el foco de la historia seguirá a un niño huérfano que buscará a su madre, para lo cual el director recurre a una mezcla de culturas mexicanas en la que vemos a las almas en pena acompañadas de xoloitzcuintles, el perro que ha de guiarnos en el camino hacia Mictlán.

Con las actuaciones de Nereida Vásquez, Virgen Vásquez y el niño Erwin Pérez, Sanctorum tiene como antecedente el cortometraje “Santuario”, el cual se inspiró en el caso de Ayotzinapa y para lo cual obtuvo financiamiento de Amnistía Internacional.

En una jornada de competencia donde el narco fue el tema de dos películas (“Polvo” es la otra, una comedia negra dirigida por José María Yazpik), Sanctorum marca su propio sello al adentrarse en los procesos de extracción de tierras, migraciones forzadas y la muerte como fantasma que ronda a campesinos que encima son criminalizados por sembrar en su propia tierra.

La película tuvo su estreno mundial en una función especial en la Semana de la Crítica de la Bienale de Venecia, donde obviamente surgieron las preguntas de qué es ficción y qué es realidad. “Había gente confundida porque no sabe dónde empezaba lo real de México y dónde terminaba. La mayor parte del tiempo nos estaban cuestionando con respecto a si el nuevo gobierno estaba representado en la película, pero preferimos no meternos en ese tema porque ahora está muy escabroso”, respondió en su encuentro con los medios de comunicación.