/ domingo 6 de octubre de 2019

Muere a los 87 años el periodista Javier Darío Restrepo

Fue autor de 28 libros, la mayoría sobre ética periodística aunque también retrató con sus letras algunas novelas y ensayos

Javier Darío Restrepo, referente del periodismo en América Latina, falleció este domingo en Bogotá, Colombia, a los 87 años de edad.

Su fallecimiento ocurrió en Bogotá, un día después de regresar de Medellín donde la semana pasada participó en la séptima edición del Festival Gabo, en la cual presentó el viernes último su más reciente libro, "La constelación ética".

Restrepo comenzó su dilatada carrera en 1957 y dedicó 27 años de su vida profesional a la televisión, 18 de los cuales trabajó como reportero del noticiero "24 Horas". También fue columnista de los diarios El Tiempo, El Espectador y El Colombiano, entre otros, así como catedrático de la prestigiosa Universidad de los Andes.

Por su contribución al oficio, en 2014 recibió el Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo.

En ese entonces la Fundación Gabo reconoció también su "defensa de la tradición del periodismo de calidad y la voluntad de asumir los retos de los tiempos nuevos".

Fue catedrático de la Universidad de Los Andes y conferencista en temas de comunicación social y dirigió el consultorio Ético.

También recibió el premio nacional de Círculo de Periodistas de Bogotá en la categoría de prensa en 1993, así como el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en 1985 y 1986.

Además fue galardonado con los premios San Gabriel del Episcopado Colombiano en 1994, Germán Arciniegas de la Editorial Planeta en 1995 y el Premio latinoamericano a la ética periodística otorgado por el Centro Latinoamericano de Periodismo (CELAP), auspiciado por la Universidad Internacional de la Florida, en 1997.

Darío Restrepo fue autor de 28 libros, la mayoría sobre ética periodística, aunque también retrató con sus letras algunas novelas y ensayos, entre los que se encuentran 'La nube plateada', 'Yagé: experiencias medicinales', Laura: la mujer de las dificultades' y 'El guardián del fuego'.

Inflexible en sus opiniones sobre el oficio al que dedicó su vida, afirmó que los periodistas se habían equivocado en plena época de la dictadura del clic al pensar que su papel se cumple cuando registran "lo último que ha sucedido" y que su obligación "para con el público y con el medio de comunicación es contar lo más llamativo, alarmante o sorprendente y que, además, responde a la curiosidad del mayor número de receptores de información".

"Formulo como hipótesis la idea de que a los periodistas en general, nos preocupa poco el efecto que a corto, mediano o largo plazo puedan tener nuestras noticias", aseguró en uno de sus últimos discursos.

Y agregó: "Sí es, en cambio, abrumadora la sospecha de que es nuestra responsabilidad el crecimiento de un sentimiento de desesperanza y que este es un hecho que resulta de la subestimación del papel que debe cumplir el periodismo en la sociedad".

"El potencial social y político del periodismo está sin activar y la profesión, como tal, reducida a papeles menores ha adquirido un perfil de simple actividad de entretenimiento, no de liderazgo y orientación de la sociedad", indicaba.

Por eso, apostaba por un "periodismo que propone" y hace "aparecer la esperanza con todo su dinamismo, activador de lo posible".

"Los lectores informados no son una mayoría, pero existen"

En febrero de este año, el reconocido periodista colombiano Javier Darío Restrepo habló para El Sol de México.

Sin satanizar a las redes sociales, Restrepo identificó que el poder de lo digital ha ido a la par con el debilitamiento de la credibilidad periodística porque el uso de esta tecnología ha fomentado el inmediatismo y la desaparición de las fuentes; dos factores que conspiran contra la credibilidad.

"El inmediatismo no deja espacio ni tiempo para la confirmación, ni para el análisis de los hechos; la ausencia de fuentes, a su vez, propicia las informaciones caprichosas, subjetivas, y sin apoyo en el hecho real", dijo.

Todo esto le parece que son condiciones que se convierten en un reto ético y técnico para el periodista que quiere hacer uso de esta tecnología para aprovechar sus fortalezas y evitar lo que debilita su identidad profesional.

Aun así, no ve que todo esté perdido:

“Está comenzando a multiplicarse esa clase de información con valor, como reacción creadora frente a la crisis que lo digital ha traído consigo. Son estimulantes ejemplos eldiario.es, huffingtonpost.eu; mediapart.fr, lasillavacia.col”.

Continúa leyendo AQUÍ


Con información de EFE

Javier Darío Restrepo, referente del periodismo en América Latina, falleció este domingo en Bogotá, Colombia, a los 87 años de edad.

Su fallecimiento ocurrió en Bogotá, un día después de regresar de Medellín donde la semana pasada participó en la séptima edición del Festival Gabo, en la cual presentó el viernes último su más reciente libro, "La constelación ética".

Restrepo comenzó su dilatada carrera en 1957 y dedicó 27 años de su vida profesional a la televisión, 18 de los cuales trabajó como reportero del noticiero "24 Horas". También fue columnista de los diarios El Tiempo, El Espectador y El Colombiano, entre otros, así como catedrático de la prestigiosa Universidad de los Andes.

Por su contribución al oficio, en 2014 recibió el Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo.

En ese entonces la Fundación Gabo reconoció también su "defensa de la tradición del periodismo de calidad y la voluntad de asumir los retos de los tiempos nuevos".

Fue catedrático de la Universidad de Los Andes y conferencista en temas de comunicación social y dirigió el consultorio Ético.

También recibió el premio nacional de Círculo de Periodistas de Bogotá en la categoría de prensa en 1993, así como el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en 1985 y 1986.

Además fue galardonado con los premios San Gabriel del Episcopado Colombiano en 1994, Germán Arciniegas de la Editorial Planeta en 1995 y el Premio latinoamericano a la ética periodística otorgado por el Centro Latinoamericano de Periodismo (CELAP), auspiciado por la Universidad Internacional de la Florida, en 1997.

Darío Restrepo fue autor de 28 libros, la mayoría sobre ética periodística, aunque también retrató con sus letras algunas novelas y ensayos, entre los que se encuentran 'La nube plateada', 'Yagé: experiencias medicinales', Laura: la mujer de las dificultades' y 'El guardián del fuego'.

Inflexible en sus opiniones sobre el oficio al que dedicó su vida, afirmó que los periodistas se habían equivocado en plena época de la dictadura del clic al pensar que su papel se cumple cuando registran "lo último que ha sucedido" y que su obligación "para con el público y con el medio de comunicación es contar lo más llamativo, alarmante o sorprendente y que, además, responde a la curiosidad del mayor número de receptores de información".

"Formulo como hipótesis la idea de que a los periodistas en general, nos preocupa poco el efecto que a corto, mediano o largo plazo puedan tener nuestras noticias", aseguró en uno de sus últimos discursos.

Y agregó: "Sí es, en cambio, abrumadora la sospecha de que es nuestra responsabilidad el crecimiento de un sentimiento de desesperanza y que este es un hecho que resulta de la subestimación del papel que debe cumplir el periodismo en la sociedad".

"El potencial social y político del periodismo está sin activar y la profesión, como tal, reducida a papeles menores ha adquirido un perfil de simple actividad de entretenimiento, no de liderazgo y orientación de la sociedad", indicaba.

Por eso, apostaba por un "periodismo que propone" y hace "aparecer la esperanza con todo su dinamismo, activador de lo posible".

"Los lectores informados no son una mayoría, pero existen"

En febrero de este año, el reconocido periodista colombiano Javier Darío Restrepo habló para El Sol de México.

Sin satanizar a las redes sociales, Restrepo identificó que el poder de lo digital ha ido a la par con el debilitamiento de la credibilidad periodística porque el uso de esta tecnología ha fomentado el inmediatismo y la desaparición de las fuentes; dos factores que conspiran contra la credibilidad.

"El inmediatismo no deja espacio ni tiempo para la confirmación, ni para el análisis de los hechos; la ausencia de fuentes, a su vez, propicia las informaciones caprichosas, subjetivas, y sin apoyo en el hecho real", dijo.

Todo esto le parece que son condiciones que se convierten en un reto ético y técnico para el periodista que quiere hacer uso de esta tecnología para aprovechar sus fortalezas y evitar lo que debilita su identidad profesional.

Aun así, no ve que todo esté perdido:

“Está comenzando a multiplicarse esa clase de información con valor, como reacción creadora frente a la crisis que lo digital ha traído consigo. Son estimulantes ejemplos eldiario.es, huffingtonpost.eu; mediapart.fr, lasillavacia.col”.

Continúa leyendo AQUÍ


Con información de EFE

Local

Desaparecen 6 jóvenes en cerro de Zitácuaro

El pasado 19 de mayo, el cerro El Cacique registró un fuerte incendio que persistió hasta este domingo

Cultura

Bob Dylan, un hombre multifacético

El músico, compositor, cantante y poeta hoy festeja su cumpleaños número 79

Local

Abejas, pilares contra la crisis alimentaria

Patricia Fernández Suárez lleva nueve años difundiendo e impulsando la generación de colmenas, a fin de conservar a este importante insecto

México

En México hay al menos 14 mil 247 contagios activos por Covid-19

La Ciudad de México y el Estado de México son las entidades con mayor incidencia

Sociedad

OMS postula a López-Gatell para ser parte de su equipo de expertos

El funcionario contribuiría a redactar el nuevo reglamento sanitario internacional, informó AMLO

Local

Transportistas michoacanos reciben apoyo por Covid- 19

Más de 5 mil ciudadanos en el estado han obtenido créditos del Plan Emergente Michoacán

Sociedad

Más de dos mil 800 mexicanos están varados en el exterior

Barbados es el país con más mexicanos varados, con 362, seguido de Argentina, que registra 316, ambos sin viajes comerciales

Mundo

Sudáfrica cierra la mina de oro más profunda del mundo por 164 casos de Covid-19

Debido a las medidas para frenar el coronavirus en este país, las minas habían sido cerradas desde el 27 de marzo

Sociedad

¡Ninguna Sana Distancia! Exhiben a jarochos haciendo fiestas en pleno pico de pandemia

Veracruzanos continúan reuniéndose a pesar de la contingencia sanitaria por Covid-19