/ martes 5 de enero de 2021

Fonoteca Nacional inicia el 2021 con el pie izquierdo

Debido a la incertidumbre presupuestal, la institución no contratará a expertos en conservación sonora

Debido a que no existe certeza de que su presupuesto se amplíe en los próximos meses, la Fonoteca Nacional comienza 2021 con el pie izquierdo, pues no podrá recontratar a todos sus expertos en conservación sonora que la han convertido en una de las instituciones culturales más importantes de América Latina.

“Con los 10 millones 600 mil pesos que tenemos aprobados hasta el momento no alcanza para la contratación de todas las personas que tuvimos el año pasado”, confirmó en entrevista con El Sol de México, Pável Granados, director de esta institución que, desde 2008, se encarga de la preservación del patrimonio sonoro de México.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El funcionario explica, que, “aunque tengan un monto aprobado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), casi todas las instituciones públicas reciben asignaciones extras durante el año, lo cual les permite realizar sus funciones de manera correcta. Sin embargo, con la Ley de Austeridad Republicana del presidente Andrés Manuel López Obrador, la ampliación del presupuesto se vuelve cada vez más difícil. Y es justo de esas ampliaciones presupuestales que la Fonoteca sacaba dinero para pagarle a sus colaboradores externos”.

Las personas cuyos empleos están en riesgo para 2021 trabajan en la Fonoteca bajo un esquema de prestación de servicios, es decir, que no están contratados, por lo cual no tendrían facultades legales para exigir liquidación en caso de que la institución prescinda de sus servicios.

Estos empleados, que son cerca de 100, integran el Colectivo de Trabajadores Capítulo 3000 y aseguran, mediante un comunicado difundido en redes sociales, que la Fonoteca sufrió un recorte presupuestal del 80 por ciento y que, por esta razón, será imposible recontratar a la mayoría de los trabajadores especializados.

Sin embargo, el director de la Fonoteca considera que esa versión es “inexacta”, ya que, como tal, no existe un recorte del 80 por ciento, "de hecho, este año recibimos más presupuesto que en 2020. La diferencia es que ahora, por la pandemia, no sabemos si ese presupuesto se ampliará conforme avance el año", asegura.

Con o sin tijera, el panorama sigue siendo adverso para casi un centenar de trabajadores que aportan sus conocimientos en las áreas de preservación, digitalización e investigación de documentos sonoros.

ENTONCES... ¿HUBO RECORTE O NO?

Si se realiza un comparativo entre el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 y el de 2021, el recorte a la Fonoteca Nacional para este año fue de 18 por ciento.

Originalmente, se había otorgado a la Fonoteca un presupuesto de ocho millones 161 mil pesos para 2021, mientras que el año pasado operó con nueve millones 974 mil pesos. Sin embargo, en reuniones recientes con la Secretaría de Cultura, se lograron 'amarrar' otros dos millones y medio, para así llegar a un total de 10 millones 600 mil pesos, explica Granados en exclusiva para este diario. Con este dinero, afirma, se garantiza para todo 2021 la correcta operación de este organismo que resguarda más de 540 mil documentos sonoros de toda Iberoamérica.

Pero hay un dato que se debe considerar para entender el duro golpe que ha sufrido la Fonoteca. Porque aunque su presupuesto aprobado en 2020 fue de nueve millones 974 mil pesos, en el transcurso del año esa cantidad fue ampliada hasta los 30 millones 802 mil pesos a través de nuevas asignaciones presupuestales, según información proporcionada por la Fonoteca Nacional a esta casa editorial. Si tomamos en cuenta ese último presupuesto, el recorte de 2021 entonces fue mucho mayor, del 65 por ciento.

“A diferencia de otros años, ahora no tenemos la certeza de si se podrá ampliar el presupuesto. Por eso estamos valorando a cuántos podremos recontratar en 2021, pero hasta el momento no puedo dar cifras exactas", dice Granados.

En tiempos normales, los prestadores de servicios recibían sus pagos no del presupuesto aprobado, sino de las ampliaciones del mismo que sucedían durante el año, detalla Granados. Por este motivo es que hay tanta incertidumbre sobre cuántas personas dejarán de trabajar para la Fonoteca.

"A los prestadores de servicios se les paga por proyecto. No es que en 2021 no vaya a haber proyectos, es que quizás estos proyectos sean menos porque, como sabemos, estamos en un año atípico en materia presupuestal debido a la pandemia”.

Sin embargo, aclara, la actual situación financiera de la Fonoteca no implica un riesgo para la conservación de los acervos o el mantenimiento de las bóvedas: esas funciones, afirma, ya están cubiertas.

INCERTIDUMBRE LABORAL

Los trabajadores del Colectivo 3000 sostienen que viven en la incertidumbre económica y laboral porque los directores de sus respectivas áreas, “comunicaron esta situación de manera imprecisa”. Denunciaron, además, su preocupación por la afectación a sus derechos laborales y recordaron que ellos integran, “un equipo de especialistas del más alto nivel” que trabaja para siete proyectos insertados en el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO.

El reto que viene para la Fonoteca Nacional, reconoce Granados, es administrar responsablemente el presupuesto para que se cubran sus tres rubros básicos de operación: el mantenimiento y la conservación de los archivos, el pago de nómina para trabajadores fijos y la contratación de la mayor cantidad que se pueda de prestadores de servicios.

“No está en peligro la conservación de patrimonio ni la operación de la Fonoteca”, sostiene Granados. “El flujo de trabajo aumentará o disminuirá según lo permitan las condiciones sanitarias, pero sí habrá gente que administre y vigile nuestras bóvedas. No está en riesgo nada porque hemos asegurado la climatización, la toma de lecturas y ya veremos cómo se harán los procesos de digitalización”.

En abril pasado, por petición directa del presidente Andrés Manuel López Obrador, entró en vigor la Ley de Austeridad Republicana, la cual estipula que todas las instituciones culturales tendrán un recorte en gastos operativos de hasta 80 por ciento, con la finalidad de destinar la mayor parte del presupuesto de la federación al sector salud que combate la pandemia de Covid-19. Esto ha provocado que instituciones como el INAH o el INBAL (los dos aparatos culturales más importantes del país) dejen de contratar a cientos de trabajadores.

Debido a que no existe certeza de que su presupuesto se amplíe en los próximos meses, la Fonoteca Nacional comienza 2021 con el pie izquierdo, pues no podrá recontratar a todos sus expertos en conservación sonora que la han convertido en una de las instituciones culturales más importantes de América Latina.

“Con los 10 millones 600 mil pesos que tenemos aprobados hasta el momento no alcanza para la contratación de todas las personas que tuvimos el año pasado”, confirmó en entrevista con El Sol de México, Pável Granados, director de esta institución que, desde 2008, se encarga de la preservación del patrimonio sonoro de México.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El funcionario explica, que, “aunque tengan un monto aprobado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), casi todas las instituciones públicas reciben asignaciones extras durante el año, lo cual les permite realizar sus funciones de manera correcta. Sin embargo, con la Ley de Austeridad Republicana del presidente Andrés Manuel López Obrador, la ampliación del presupuesto se vuelve cada vez más difícil. Y es justo de esas ampliaciones presupuestales que la Fonoteca sacaba dinero para pagarle a sus colaboradores externos”.

Las personas cuyos empleos están en riesgo para 2021 trabajan en la Fonoteca bajo un esquema de prestación de servicios, es decir, que no están contratados, por lo cual no tendrían facultades legales para exigir liquidación en caso de que la institución prescinda de sus servicios.

Estos empleados, que son cerca de 100, integran el Colectivo de Trabajadores Capítulo 3000 y aseguran, mediante un comunicado difundido en redes sociales, que la Fonoteca sufrió un recorte presupuestal del 80 por ciento y que, por esta razón, será imposible recontratar a la mayoría de los trabajadores especializados.

Sin embargo, el director de la Fonoteca considera que esa versión es “inexacta”, ya que, como tal, no existe un recorte del 80 por ciento, "de hecho, este año recibimos más presupuesto que en 2020. La diferencia es que ahora, por la pandemia, no sabemos si ese presupuesto se ampliará conforme avance el año", asegura.

Con o sin tijera, el panorama sigue siendo adverso para casi un centenar de trabajadores que aportan sus conocimientos en las áreas de preservación, digitalización e investigación de documentos sonoros.

ENTONCES... ¿HUBO RECORTE O NO?

Si se realiza un comparativo entre el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 y el de 2021, el recorte a la Fonoteca Nacional para este año fue de 18 por ciento.

Originalmente, se había otorgado a la Fonoteca un presupuesto de ocho millones 161 mil pesos para 2021, mientras que el año pasado operó con nueve millones 974 mil pesos. Sin embargo, en reuniones recientes con la Secretaría de Cultura, se lograron 'amarrar' otros dos millones y medio, para así llegar a un total de 10 millones 600 mil pesos, explica Granados en exclusiva para este diario. Con este dinero, afirma, se garantiza para todo 2021 la correcta operación de este organismo que resguarda más de 540 mil documentos sonoros de toda Iberoamérica.

Pero hay un dato que se debe considerar para entender el duro golpe que ha sufrido la Fonoteca. Porque aunque su presupuesto aprobado en 2020 fue de nueve millones 974 mil pesos, en el transcurso del año esa cantidad fue ampliada hasta los 30 millones 802 mil pesos a través de nuevas asignaciones presupuestales, según información proporcionada por la Fonoteca Nacional a esta casa editorial. Si tomamos en cuenta ese último presupuesto, el recorte de 2021 entonces fue mucho mayor, del 65 por ciento.

“A diferencia de otros años, ahora no tenemos la certeza de si se podrá ampliar el presupuesto. Por eso estamos valorando a cuántos podremos recontratar en 2021, pero hasta el momento no puedo dar cifras exactas", dice Granados.

En tiempos normales, los prestadores de servicios recibían sus pagos no del presupuesto aprobado, sino de las ampliaciones del mismo que sucedían durante el año, detalla Granados. Por este motivo es que hay tanta incertidumbre sobre cuántas personas dejarán de trabajar para la Fonoteca.

"A los prestadores de servicios se les paga por proyecto. No es que en 2021 no vaya a haber proyectos, es que quizás estos proyectos sean menos porque, como sabemos, estamos en un año atípico en materia presupuestal debido a la pandemia”.

Sin embargo, aclara, la actual situación financiera de la Fonoteca no implica un riesgo para la conservación de los acervos o el mantenimiento de las bóvedas: esas funciones, afirma, ya están cubiertas.

INCERTIDUMBRE LABORAL

Los trabajadores del Colectivo 3000 sostienen que viven en la incertidumbre económica y laboral porque los directores de sus respectivas áreas, “comunicaron esta situación de manera imprecisa”. Denunciaron, además, su preocupación por la afectación a sus derechos laborales y recordaron que ellos integran, “un equipo de especialistas del más alto nivel” que trabaja para siete proyectos insertados en el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO.

El reto que viene para la Fonoteca Nacional, reconoce Granados, es administrar responsablemente el presupuesto para que se cubran sus tres rubros básicos de operación: el mantenimiento y la conservación de los archivos, el pago de nómina para trabajadores fijos y la contratación de la mayor cantidad que se pueda de prestadores de servicios.

“No está en peligro la conservación de patrimonio ni la operación de la Fonoteca”, sostiene Granados. “El flujo de trabajo aumentará o disminuirá según lo permitan las condiciones sanitarias, pero sí habrá gente que administre y vigile nuestras bóvedas. No está en riesgo nada porque hemos asegurado la climatización, la toma de lecturas y ya veremos cómo se harán los procesos de digitalización”.

En abril pasado, por petición directa del presidente Andrés Manuel López Obrador, entró en vigor la Ley de Austeridad Republicana, la cual estipula que todas las instituciones culturales tendrán un recorte en gastos operativos de hasta 80 por ciento, con la finalidad de destinar la mayor parte del presupuesto de la federación al sector salud que combate la pandemia de Covid-19. Esto ha provocado que instituciones como el INAH o el INBAL (los dos aparatos culturales más importantes del país) dejen de contratar a cientos de trabajadores.

Local

En Michoacán, se entregarán 9 mil créditos Infonavit

En esta ocasión bajaron hasta 1.91 y máximo 10.45 las tasas de interés, de acuerdo al salario de los trabajadores

Local

Invalida TEEM 13 casillas en elección de gubernatura

Estas casillas correspondientes a cinco distritos electorales

Local

Lanzan iniciativa para crear Corredor de Desarrollo del Pacífico

Las gobernadoras y el gobernador electos de Michoacán, Guerrero y Colima anunciaron este viernes la propuesta basada en 4 ejes

Local

Covid Michoacán: casi 7 mil casos activos, 7 de variante Delta

Son 71 mil 339 contagiados en la entidad desde que inició la pandemia

Local

En Michoacán, se entregarán 9 mil créditos Infonavit

En esta ocasión bajaron hasta 1.91 y máximo 10.45 las tasas de interés, de acuerdo al salario de los trabajadores

Cultura

¿Sin planes este fin de semana? Checa la cartelera cultural

Estos son los eventos a realizarse este sábado 31 de julio y domingo de agosto

Cultura

Festival de Cine Cuórum abrió convocatoria para cortos LGBT

Esta será la sexta edición y ocurrirá entre el 5 y 8 de diciembre en la sala de Jeudi 27

Local

Invalida TEEM 13 casillas en elección de gubernatura

Estas casillas correspondientes a cinco distritos electorales

Deportes

Conflictos federativos nublan competencia de karatecas michoacanos

La Federación Mexicana de Karate se encuentra dividida y una de las partes advierte que el próximo torneo se trata de un engaño y simulación con el único fin de recaudar cantidades de dinero