imagotipo

México ha tenido que ajustar su crecimiento económico

  • Observación

Observaciones

Si tú no construyes tu sueño, alguien va a contratarte para que le ayudes a construir el suyo

DHirubhai Ambani

Mucho se comenta en todas partes sobre el bajo crecimiento de México en el rubro económico. Y los más, afirman que esto debe atribuirse al actual gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto, quien presuntamente no ha sabido llevar el timón y hasta le han hecho blanco de los más arteros ataques a través de rumores y redes sociales.

Si bien es cierto lo anterior, el objeto de mi colaboración con esta columna en EL SOL DE ZAMORA, no es defender al Presidente Peña Nieto, sino que pretendo plasmar las diferentes opiniones de especialistas en economía que han vertido en torno a la desaceleración del crecimiento interno de nuestro país.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), a fines del año 2008 dio a conocer un estudio en el que mostraba la disminución de pobres en los países que atiende, excepto en México, se refería al lapso de entre 2006 y 2008.

El estudio señalaba: “El único país en el que empeoró la situación de la pobreza fue México, cuyo incremento de 3.1 puntos porcentuales entre 2006 y 2008 refleja los primeros efectos de la crisis económica que se empezó a manifestar hacia fines del año”, sentó en su reporte Panorama Social de América Latina 2009.

Ese estudio afirmó que la pobreza en México se incrementó y alcanzó entonces a un 34.8% de la población (37 millones de mexicanos) superior al 31.7% de los que  se habían registrado en el 2006. Se mencionó en ese entonces que incluso en Venezuela la pobreza disminuyó de 28.5% al 27.6% entre los años 2007 y 2008. Ese ejemplo ahora no serviría puesto que la pobreza en ese país supera por mucho al 65 %.

En ese tiempo también la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) auguró que la recuperación de México en ese rubro no se daría sino hasta años después  y mencionaba el 2012 como inicio de la misma.

Por su parte Luis Adrián Muñiz, analista económico de un diario de circulación nacional mencionó “el mercado calculó un crecimiento del PIB de alrededor de 2.5 y de 2.5 y 3.2 por ciento para 2015 y 2016 respectivamente, en tanto que a principios de este año que concluye dieron una expectativa de 3.2 y 3.7 puntos.

Seguramente, como ha ocurrido en años anteriores esa expectativa prevista por el mercado en México no se alcanzará tampoco y eso ocurre por varias circunstancias que pasan en nuestro país. La presión a la economía mundial que provocó el triunfo de Donald Trump, ahora presidente de los Estados Unidos de América, lo que también afectó el concierto mundial de la moneda.

También participa en la férrea oposición de una parte del magisterio a la Reforma Educativa; la permanente oposición de partidos políticos a la energética y el incremento de la delincuencia en la mayoría de las entidades de nuestra nación.

Si también añadimos a lo anterior las severas condiciones naturales que han perjudicado a nuestro país, como son los huracanes que trajeron daños, lesionados y muertos y sobre todo los dos sismos registrados el 7 y 19 de septiembre pasado, pues eso nos puede dar una idea del perjuicio económico que como país hemos soportado.

Ahora que según Luis Angel Monroy Gómez, en su artículo de opinión que publicó en la revista especializada en materia económica, que entre los años 1988 y 2008, el 70 % de las personas de nuestro país se habían rezagado en su posición en el mundo, en tanto que solo un 10 % se había vuelto más rico. Pero más adelante señaló que “México no ha tenido movilidad por un período de tiempo semejante, entre 1990 y 2015. Lo que significa que no ha experimentado el fenómeno de convergencia, quedando rezagado frente al resto del mundo.

Por su parte Diego Castañeda, economista por la University of London y colaborador de la revista Paradigmas al referirse a la convergencia, como una requerimiento que se debe llevar a cabo en beneficio de la economía de los países con menor número de ingresos explica que la convergencia es un fenómeno mediante el cual los países con menores ingresos, crecen más rápido que los de alto ingreso, conforme logran acercarse a la frontera tecnológica, mientras que los segundos ya están en esa frontera.

Este economista afirma que el crecimiento económico puede ser pro pobre, cuando beneficia más a los pobres que al resto de la sociedad; neutro, cuando el beneficio se distribuye de forma equitativa o finalmente pro rico cuando el crecimiento beneficia más a los ricos. México parece tener, en el mejor de los casos, un crecimiento neutro y en el peor, pro rico.

De lo dicho aquí por especialistas, se resume a que México debe contar con un gobierno que, más allá del beneficio de los que más tienen, fomente el estudio y la tecnología, sin descuidar la producción de alimentos, con objeto de entrar de lleno a ser un país desarrollado.

¡Ese es el punto!