imagotipo

En las elecciones debe ponderarse la legalidad y la justicia

  • Observación

Dale poder a un hombre… y lo conocerás.

Anónimo

Cuando la opinión de muchos ciudadanos e incluso de algunos periodistas manifiestan públicamente su molestia por la forma en que se llevaron a cabo las pasadas elecciones y lo mismo critican problemas específicos de incidentes ocurridos durante la jornada electoral de los “precandidatos”, aunque mejor deberían ser ya candidatos, para disminuir el dispendio de recursos económicos y a la vez evitar el cansancio que muestra la ciudadanía en las elecciones en general.
Yo creo que debe ya cambiarse para mejorar la forma de llevar a cabo las campañas políticas, creo que debemos ser “adultos”  en política. Creo que muchos de los considerados delitos electorales deben de acabarse, porque nomás sirve como chismes entre la gente y desubican el verdadero mensaje político que pueden dar los candidatos, perdón “precandidatos”.

Yo creo que debe permitirse promover a los precandidatos o candidatos a todos los ciudadanos, incluyendo aquellos que trabajan en una administración pública municipal, estatal o federal. Deben contar con el mismo derecho de libertad de promover y votar por quien quieran, únicamente con el límite de no promover a nadie dentro de los espacios de  trabajo o la utilización de jerarquía que puedan tener en la función pública.
Que puedan asistir a los trabajos políticos, previo permiso de su jefatura y sin derecho a cobrar el tiempo o día solicitado para apoyar a su candidato o partido.
De continuar impidiendo el libre derecho de promover el voto a los trabajadores de gobierno, seguirá siendo una forma de fomentar el chisme y hasta el temor de  estos ciudadanos, pues se presta para que pierdan tiempo en su labor con el franco diálogo. –Me dijeron que el funcionario fulano, estuvo en el partido equis en horas de trabajo–, o bien, –fíjate que quieren destituir al compañero (a) zutano, porque anda con el partido Z–.
Todo eso es un dime y te diré y hasta asustan a los trabajadores que laboran en los gobiernos, pues cada vez que hay elecciones para cambio de presidente municipal, gobernador o presidente de la república, comienzan a sentir temor de ser despedidos.
Creo que debe de exigirse a los trabajadores, jefes y funcionarios no hacer proselitismo en los centros de trabajo, pero dejarles su derecho que tienen de promover y votar por quien cada uno quiera, basta ya de continuar pensando que los empleos dentro de las administraciones públicas de los tres órdenes de gobierno son el botín del candidato o partido triunfador.
En otro orden de cosas, pero referente a las elecciones, habrán muchos que continuarán mencionando el excesivo gasto, los incidentes y posibles operativos fraudulentos llevados a cabo por partidos políticos y hasta enfrentamientos que se registren en municipios, pero eso debe acabarse, debemos ser ciudadanos “adultos” que sepamos ganar o perder en la elección, sea nuestro voto a favor o en contra.
Sin embargo para mi gusto, en Michoacán se estableció un compromiso de la mayoría de los michoacanos que dijo “Yo con mi voto cumplo con mi obligación y derecho, corresponde ahora a las autoridades respetar la voluntad popular de la gente”, me parece muy buena esa expresión, nomás hay que ver que efectivamente los comicios sean legítimos y si posteriormente con su desempeño del elegido no es el correcto, debemos los ciudadanos hacer que se destituya a ese elegido o funcionario que no sirva para lo que fue contratado.
Por eso, bienvenidas deben ser las impugnaciones que se hagan que estén plenamente documentadas y que sean presentadas ante los órganos electorales, pues es justo decir que ese tipo de acciones posteriores a la jornada electoral, están previstas dentro del Código correspondiente y pretenden dar oportunidad a los candidatos o partidos políticos que fueron víctimas del abuso de otros.
Sin embargo también debemos repudiar la rumorología que se hace circular sin sustento alguno, porque con ello nomás se hace dudar a la ciudadanía sobre los recursos de ley y normatividad existente para limpiar estos procesos electorales que son los que deben de garantizar que nuestro país ha encontrado el camino de la democracia.
La aplicación de los ideales de Luis Donaldo Colosio Murrieta, deben de establecerse como texto para hacerlas valer en lo que respecta a las autoridades de los tres niveles de gobierno y también para hacer respetar la intención de voto de la ciudadanía, para aspirar a que nuestro país crezca no solo en la economía, sino también en contar con mejores autoridades que garanticen el futuro de México.
¡¡¡Ese es el punto!
FELIZ    NAVIDAD