imagotipo

Empieza el último tramo de las presentes administraciones municipales

  • Jorge Zímmermann Mireles

Empieza el último tramo de las presentes Administraciones Municipales, de las actuales Legislaturas Federales y Locales y de la Presidencia de la República, por lo que en los siguientes días serán los turnos de rendición de cuentas a la ciudadanía.

Evidentemente habrá quien entregue muy buenos resultados de su labor, su gestión, sus acciones, su conducta, su capacidad de atención a la sociedad y del desempeño de sus funcionarios y empleados públicos.

Habrá quienes solo entreguen manifiesta altanería, arrogancia, marcada actitud insultante y de humillación desde sus subalternos y hasta hacia sus allegados, situación a todas luces visto por la población, especialmente en nula atención, muy baja calidad y capacidad de servicio, obras de bajo impacto y acciones y ocurrencias que solo han sido un reflejo de malos manejos en la Administración que encabezan. Por el lado de las Legislaturas, hay quienes si han demostrado capacidad legislativa, que han presentado iniciativas que han sido verdaderos parlamentarios y verdaderas parlamentarias, cuyo desempeño en los Congresos Locales o en la Cámara de Diputados está de manifiesto.

En tanto que hay otros y otras que pues solo de la fama viven (por ciento en algunos casos ni siquiera es fama directa si no de sus herederos) y han demostrado nula capacidad en sus encomiendas legislativas, con más ego que resultados, con eventos efímeros y sin orden (como algunos a lo que tuve ocasión de asistir).

De la Presidencia de la República se ha dicho todo lo que se debe decir… un presidente que pasó de ser la gran expectación a la gran decepción; de casi galán de telenovela al malo del cuento; que pasó de ser admirado (gracias a una gran mercadotecnia de imagen) a ser casi odiado (gracias a los malos resultados o bien a una mala o incorrecta difusión de sus acciones). En fin, que en cosa de las siguientes semanas veremos el gran besamanos, herencia de otras épocas, en los diversos órdenes y poderes de la Administración Pública, dejando en claro que aún con las tremendas cantidades de maquillaje mediático y demás artificios pagados o comprados, los resultados finalmente salen a flotre. Así las cosas…