imagotipo

Donald Trump es una amenaza para la humanidad

  • Observación

El orgullo divide a los hombres, la humildad los une.
Sócrates

El célebre politólogo estadounidense Noam Chomsky, aseveró en Democracy Now, el 2 de enero del 2017 :”… el mundo enfrenta los momentos más difíciles de la historia de la humanidad, como son una guerra nuclear y una catástrofe al medio ambiental”.
A su parecer, tales cuestiones fueron consideradas como asuntos muy urgentes, confirmados el 8 de noviembre de 2016, cuando Trump ganó en la elección presidencial de Estados Unidos de América (EUA), situación que convirtió esos problemas que tienen que atenderse de manera más urgentes.
Y al respecto Chomsky, filósofo y lingüista estadounidense mencionó: “No se pueden retrasar. Se hicieron más urgentes el 20 de enero de 2017, al asumir Donald Trump la presidencia y como ya mencioné, podrían haber sido enfrentados directamente y pronto, antes de que el experimento humano puede tornarse en un fracaso desastroso”.
Noam Chomsky señaló entonces: “La imprevisibilidad de Trump lo hace muy peligroso, puesto que los seres humanos podrían enfrentarse a problemas que no han surgido en los 200,000 años de historia de la humanidad, por lo que resulta imprescindible luchar para salvar a la especie humana de un destino bastante triste”.
El propio Chomsky se refirió al Acuerdo de París sobre el cambio climático y calificó su resultado de frágil, ya que el Partido Republicano de EE.UU. se opone a cualquier ley que recorte las emisiones contaminantes, alegando sus posibles perjuicios económicos y poniendo en duda el origen y el impacto del calentamiento global.
Explicó que el magnate neoyorquino considera el cambio climático como un engaño y tiene la intención de maximizar el uso de combustibles fósiles y acabar con las regulaciones ambientales, por lo tanto, añadió, Trump no da luz verde a tales conferencias y esfuerzos para salvar la vida del ser humano, lo que podría traducirse en el fin del mundo.
Estas declaraciones realizadas oportunamente por el también filósofo Noam Chomsky, han sido valoradas en países europeos como un aviso a tiempo, para que se haga lo conducente para evitar que el 45 presidente de EUA no pueda llevar a cabo lo referente al cambio climático y lo que se refiere al orden de la economía mundial y evitar una guerra nuclear.
Si bien es cierto los EUA durante más de 100 años han sido reconocidos como abanderados de la democracia, la justicia y la libertad a nivel mundial, no será difícil que ese reconocimiento y el respeto que había ganado la nación que geográficamente colinda con la frontera norte de México.
No me cabe en mi cabeza, como es que los líderes del Congreso Republicanos y Democráticos, siguen respetando el comportamiento beligerante y nada amistoso que asume cada vez más el actual presidente que pregona y amenaza con guerra y destrucción del comercio global y además se hace odioso con países que hasta antes de Trump mantenían buenas relaciones con los EUA.
Además a cada momento incrementa la desunión entre el pueblo norteamericano, enfrenta a los medios de comunicación al interior de los EUA, donde podrían surgir movimientos entre los las diferentes razas y también provoca el odio de inmigrantes y los países latinos y africanos.
Todo esto lo ha realizado Donald Trump en solo un año de presidente de los EUA y durante ese tiempo ya se ha enemistado con los países de Medio Oriente, a excepción de Israel, con países europeos y tal parece que tienta a China y Corea del Norte y se ha acercado con Rusia, país con quien tradicionalmente han sido enemigos.
Este presidente de los EUA “Tiro por viaje” se enemista con líderes mundiales y no le cuesta ningún trabajo “tirar por la borda” asuntos trascendentes que la diplomacia norteamericana ha mantenido en paz y Trump, sin ningún motivo alguno, ahora declara que la capital del mundo árabe, con las religiones Católica, musulmana y judía, debe ser Jerusalem y con eso levantó otro problema del cual no sabe cómo salir.
El viernes pasado en el Foro Económico Mundial, ratificó que los EUA mantienen en sus negocios con países del mundo entero aplicará su ideal en el comercio que se basa en beneficiar primero a los EUA, y creo que los países europeos habrán limitar las negociaciones, en tanto no cambie la posición de Trump.
Yo considero que el comercio a nivel mundial, habrá de retroceder en lo que a volumen se trata y que no obstante que seguramente continuarán los negocios con los EUA, sobre todo con los países desarrollados, pero en menor cuantía, pues todos buscarán mejores oportunidades con otros países que se pongan menos “moños”.
Creo también que el gobierno mexicano en turno debe asumir una posición digna y no obstante que amenace Donald Trump dar por concluido el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y aunque esto no se llevara a cabo, México debe buscar otros proveedores y compradores que permitan no depender, como hasta ahora, de los negocios que se hagan con los EUA; pues a la larga será benéfico para nuestro país.
¡Ese es el punto!