imagotipo

Competitividad de municipios de la región

  • Observación

Con algunas excepciones, el hombre que no puede seguir a un líder inteligentemente, no puede volverse un líder eficiente.

Napoleón

La competitividad en la que puedan participar más de una docena de municipios pertenecientes a la región Lerma-Chapala, se vislumbra una gran posibilidad de crecimiento si se logra llevar a cabo un proyecto que está en marcha, encabezado por Zamora y Jacona, para beneficio de todos los municipios que finalmente acuerden ir en grupo en busca de apoyos, programas y negocios que beneficien a sus poblaciones.

Esta posibilidad de conjuntar fuerza mediante la unidad de los gobiernos municipales ha estado latente durante años y lo único que ha faltado es la participación decidida de la Secretaría de Desarrollo Económico, a quien, una y otra vez, se le ha  expuso el proyecto conjunto que tienen por lo menos más de una docena de municipios de esta región.

El que los municipios de esta región tengan la iniciativa y deseo de agruparse, es ya por si mismo un buen síntoma, ahora solo quedará continuar trabajando en favor de la unidad de los municipios y el trabajo que realicen los funcionarios involucrados para lograr una competitividad que permita la reactivación económica en la región mencionada.

Hace 7 años el municipio de Monterrey, capital del Estado de Nuevo León, era considerada como la única ciudad considerada como de alta competitividad en el país; así se exponía en la revista Alcaldes de México y en un segundo lugar, se hizo mención de otras ciudades como Aguascalientes, Chihuahua, Guanajuato, Hermosillo, Mazatlán y Querétaro, las que tenían una adecuada competencia.

Es de hacer notar que en ese tiempo se tenían  en cuenta, dentro de las ciudades de nivel medio en esa materia se relacionaba a Guadalajara, Puebla, Tlaxcala y el Valle de México. En tanto que se decía  que las ciudades de menos competitividad eran Huimanguillo y Tuxtepec.

Hay que recordar que en el 2010 no daban el método utilizado para determinar el alto o bajo grado de competitividad entre las ciudades o municipios, pero todo indica que la calificación antes mencionada estaba avalada por el Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. (IMCO), institución creada para promover la reactivación de la economía, mediante el uso de todas las acciones que beneficiaran los sectores de la producción.

Dentro del ranking que publicaba el IMCO en el 2006, Manzanillo ocupaba la primera posición como ciudad más competitiva con 56.38 puntos de calificación y Monterrey era señalada como la segunda ciudad con 56.36 puntos.  En tanto que la región conurbada Zamora-Jacona ocupaba el sitio número 73 con una calificación de 42.76 y La Piedad-Pénjamo ocupaban el número 76 con calificación de 42.00 puntos.

Dos años más tarde (en calificación publicada en página WEB) en el 2008, Monterrey ocupó el primer lugar con 59.15, Manzanillo ocupó el lugar 7 con 55.88, Zamora-Jacona tuvo el lugar 76 con 43.37 puntos y La Piedad-Pénjamo el lugar 84 con 40.71 puntos.

Sí los municipios de la región Ciénega-Lerma Chapala puedan tener acceso a mejores oportunidades de apoyos, programas y proyectos que puedan convertirse en una región competitiva, que poco a poco vayan escalando espacios dentro el ranking de el IMCO, nos permitirá no solamente ser municipios más competitivos, sino que serán poblaciones con mayor fuerza laboral y las inversiones estarán accesibles.

Lograr que los más de una docena de municipios de esta región puedan participar en esta posibilidad de gestión para lograr mayores apoyos de recursos y proyectos productivos para entrar de lleno en la competencia real con otras regiones, puede ser la llave que de entrada a nuestra planta productiva en los rubros agrícola, comercial y de servicios y sin duda la región Zamora podrá escalar en el ranking de competitividad.

Y conste que no se pone en duda la capacidad y trabajo de las distintas administraciones públicas de estos municipios, que desde principios del presente siglo han dado a conocer distinciones de las que han sido objeto por secretarías e instituciones ya sea por su correcta utilización de los recursos o por haber alcanzado reconocimiento por presunto incremento en determinados factores de la producción.

Pero hay que decirlo, del 2010 a la fecha cada día hace falta alimentos en mesa de la región Zamora y mientras que cada día que pasa cae el valor adquisitivo de nuestro peso, se hace también más difícil el poder incrementar el ingreso per cápita de esta región y los que menos tienen, son cada día más pobres.

¡Ese es el punto !