imagotipo

Aquí, el proceso electoral 2018

  • Observación

Fuertes razones, hacen fuertes acciones
William Shakespeare

Desde hace unas semanas a la fecha empezaron algunas acciones políticas, que si bien se han realizado dentro de lo que propiamente es un proceso electoral, en ocasiones no son alusivas al mismo, y se entretejen entre lo que es permisible y lo que específicamente prohíben las leyes electorales.
Esas leyes en su afán de reglamentar de manera imparcial las actividades políticas, en ocasiones se tornan parciales, porque no todos los partidos políticos tienen las mismas oportunidades, como tampoco las tienen todos los ciudadanos.
De hecho ya se encuentra en todo su apogeo alguna publicidad política con la que intervienen en el proceso electoral nueve partidos para la elección de la “Grande” que se refiere al cambio de Presidente de la República Mexicana, por lo que habrá de elegirse a la persona que habrá de sustituir a Enrique Peña Nieto. Así como también sustitución de senadores, diputados federales y ocales, algunos gobernadores, ayuntamientos
Hasta ahora los partidos políticos han conformado 3 coaliciones, cada una con 3 partidos políticos que son: la conformada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Nueva Alianza (PANAL) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM). La segunda coalición la integran el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática y el Partido Movimiento Ciudadano (PMC).
Y la tercera coalición está conformada por Partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES) que son los registrados ante el Instituto Nacional Electoral, que encabeza el doctor Lorenzo Córdoba Vianello
En esta ocasión están por recibir reconocimiento como candidatos independientes, Margarita Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, gobernador del Estado de Nuevo León, y el senador Armando Ríos Piter.
Aun cuando el gobernador Jaime Rodríguez prácticamente ya presentó su documentación, no le auguran prácticamente nada, porque tiene poco de Gobernador y deberá cargar con el repudio de no completar con su encargo de gobernador y aunque pueda ganar Nuevo León, creo que el resto de las entidades federativas no le perdonará su arribismo, sobre todo que no ha entregado cuentas de su gobierno.
Las encuestas a quien le dan alguna posibilidad de triunfo como candidata independiente es a Margarita Zavala, pero creo que no le será posible ganar, sobre todo porque del partido de donde viene está actualmente dividido y molesto con Ricardo Anaya quien fuera presidente del PAN. El “niño azul” tiene resentidos a muchos panistas porque prácticamente “bailó” muy bien los ojos y acciones para hacerse de la candidatura de la Coalición que representa su partido, junto con el PMC y el PRD. Y esta coalición también tiene divididos al PRD, que es un partido flaco por las deserciones de sus militantes y mejores hombres y mujeres, pues unos se fueron con esta Coalición que encabeza el PAN y otros renunciaron y se fueron con MORENA.
La tercera coalición del PRI, PVEM y PANAL la representa José Antonio Meade del PRI, creo que es el que menos político y todos los demás pensaron que sería “perita en dulce”, sin embargo con su semblanza y currículo dentro de los cargos públicos que ha desempeñado, está haciendo poco a poco que su capacidad y simpatía llegue a los votantes. Y sus antagonistas tienen temor porque saben el dicho aquel de “caballo que alcanza gana”.
Comento ahora sobre la coalición que finalmente conformó Andrés Manuel López Obrador, el “eterno” candidato a la presidencia de México, aunque creo que no debería de competir, pues ya en años pasados aseguró que era el presidente legítimo de México. Y que yo sepa, todavía no se ha modificado la Ley Electoral para la relección de presidente.
Bueno, ya en serio, López Obrador, es digno de admirar, porque la verdad, su empeño en querer ser Presidente de México, le animó a crear un nuevo partido que es MORENA, fruto de ir del PRI al PRD y ahora a este nuevo Regeneración Nacional y sabido llamar la atención de los políticos de esos tres partidos mencionados de tal suerte que los ha vuelto débiles o a lo mejor fuertes, ya que ha convencido a políticos camaleónicos, que ya han probado las “mieles” de ser presidentes, municipales, Diputados locales y federales, algunos Senadores y hasta Gobernadores.
Andrés Manuel, en esta ocasión creo que se juega toda su vida política, pues de ganar esta “batalla”, tendremos un presidente que tiene en su puño a los más maquiavélicos políticos, la mayor de ellos de izquierda, pero que les agrada mucho coquetear con la derecha, creo que López Obrador ha mostrado que tiene una capacidad para manipular los medios de comunicación de tal suerte que sus andanzas y sus poses a veces teatrales le dan buen resultado y con sus “puntadas” obtiene mayor cobertura en los medios, sin pago por ello.
Y la efervescencia política va en aumento a pesar de que todos los que encabezan las encuestas, son apenas pre candidatos, cada día que pasa la euforia electoral sube de tono, y López Obrador y Ricardo Anaya golpean contra el tercero y eso que se supone que la pre campaña es para información de los seguidores de estos candidatos, pero quien sabe cómo será eso.
Si bien es cierto, conforme se acerque la fecha culminante del proceso electoral que será el 1 de julio de este año, la cantidad de publicidad política, los eventos partidistas, las declaraciones, las denostaciones, los golpes bajos, los rumores y los actos públicos de candidatos y sus militantes irán en aumento, de tal suerte que toda esa amalgama, producirá malestares en los más y satisfacciones en los menos.
Habremos de escuchar mentiras, verdades, promesas, compromisos y propuestas. Harán uso indiscriminado de la rumorología, periódicos, volantes, teléfonos, carteles, radio, internet y televisión.
Pero todo eso los mexicanos lo hemos vivido periódicamente y no será fácil que los ciudadanos nos llamemos sorprendidos, porque ya conocemos la forma en que se manifiesta el deseo por el poder y el dinero.
Así habremos de ser testigos de la forma humilde en que los candidatos o candidatas, vayan puerta por puerta pidiendo el voto. Los que han hecho de la política su modus vivendi saben que llegó el tiempo de “trabajar” las campañas.
Muy pocos habrán de bajar a los cinturones de miseria, donde da tristeza darse cuenta que de verdad existen familias hacinadas en pequeños cuartuchos, en la que conviven demasiados integrantes, donde reina la necesidad, porque sólo un integrante trabaja o tiene un trabajo no es constante.
Los candidatos saben que el voto del rico vale igual que el del pobre, para efectos del conteo de la votación, por lo que el voto del pobre es muy apetecible y por eso seguramente para allá enviarán a los ayudantes del candidato o candidata, que les llevará una despensa o unas láminas de cartón, con el saludo caluroso de su mandante y les encargan que voten por tal o cual candidato.
Los que quieran ser presidentes o presidentas o miembros del cabildo, los que busquen una curul en el Congreso Local, habrían de llevar a cabo su ejercicio durante su campaña que es acudir a esos cinturones de miseria y hacer un compromiso con esos ciudadanos, que una vez que triunfe en el proceso electoral, mejorar su entorno mediante la participación de los que habrá de beneficiarlos a través de programas como empleo temporal.
Buscar programas como el de los Centros de Desarrollo Comunitario, en los que habrán de renovar y fortalecer el compromiso de mantenerlos en actividad, puesto que está probado que su influencia en favor de la superación del nivel de vida de los polígonos donde existe más necesidades. Eso, los recuerdan. ¡Ese es el punto!