/ viernes 15 de marzo de 2019

Torre de Babel

El mundo de hoy no tiene sentido, así que por qué debería escribir textos que lo tengan

Parafraseando a Picasso


Sin duda, la paz es un anhelo para el ideario colectivo, una necesidad esencial y perenne de la inmensa mayoría de los seres humanos.

Visto así, la paz es un estado superior del ser, en tanto la búsqueda del equilibrio, sea como logro interno del ser humano o como orden y prosperidad, en el plano económico, político y social. Aunque parezcan separados, en realidad no lo están.

Sin embargo, la paz resulta tan compleja como sencilla, porque en sus manifestaciones nace de un equilibrio vinculado al respeto de uno mismo, y a la conciencia por el respeto al próximo (prójimo), que hoy día sólo llega a contenerse en aras de la“corrección política”, algo de cara “al qué dirán”, a los “likes”... mas no ala convicción de que se cumple con un imperativo de convivencia.

También podría argumentarse que la ausencia de paz surge de las necesidades (de cualquier naturaleza)insatisfechas, derechos violentados; a lo que se podría sumar la efectividad o hasta indiferencia de los mecanismos sociales y jurídicos que permitirían reparar el daño, cuando algún ciudadano o grupos de ciudadanos se vean afectados en su derecho a vivir y convivir en paz.

Como en tiempos de la mayor referencia histórica conocida, la pax romana o la pax augusta, siempre se encuentran agentes de la guerra que tratan de vender “seguridad”,sembrando divisionismo y odio a través de ver la parte, ignorando convenientemente el todo; buscando a través de “la paja en el ojo ajeno”, la guerra. Nada de lo que se dice les acomoda: buscan mecenazgos o posiciones partidistas, y la paz no figura en el ideario personal.

Así, surgen disfraces en la arena política, en la social y en la jurídica, que se interponen convenientemente para separar de manera artificial la conciencia y la convivencia.

Si hablamos de disfraces, lo mejor sería volcarnos hacia el cuidado del medio ambiente, al fomento del arte, sea cualquier manifestación en la música o en la pintura: esas serían algunas de las avenidas de la paz. Y si personalmente logramos cambiar algo en nosotros antes de querer cambiarlo en el otro, eso sería un primer gran paso, como sugiere Huxley.

La creación de laGuardia Nacional, sin duda señala la voluntad de tejer acuerdos en favor de la política y de la seguridad ciudadana, algo positivo. Sin embargo, no deberíamos confundirnos.

La seguridad por ningún motivo será la paz, aunque podamos -eso sí- apostar a que podría alcanzarse, un cierto orden y prosperidad, que todos deseamos.

La paz está en nuestros más íntimos deseos, si logramos acallarlos, sin importar las circunstancias, habremos de alcanzar la paz; sin embargo, la vista, los olores, el oído, el tacto, el gusto, aparejados a nuestros deseos, cuando invaden el derecho de próximo, rompe la paz.

La pax mexicana está en ti y en mí, en nosotros; la seguridad ciudadana estará en las instituciones, y debemos los ciudadanos estar atentos. Ambas son aspiraciones, hagamos lo mejor posible. #gr (F)

El mundo de hoy no tiene sentido, así que por qué debería escribir textos que lo tengan

Parafraseando a Picasso


Sin duda, la paz es un anhelo para el ideario colectivo, una necesidad esencial y perenne de la inmensa mayoría de los seres humanos.

Visto así, la paz es un estado superior del ser, en tanto la búsqueda del equilibrio, sea como logro interno del ser humano o como orden y prosperidad, en el plano económico, político y social. Aunque parezcan separados, en realidad no lo están.

Sin embargo, la paz resulta tan compleja como sencilla, porque en sus manifestaciones nace de un equilibrio vinculado al respeto de uno mismo, y a la conciencia por el respeto al próximo (prójimo), que hoy día sólo llega a contenerse en aras de la“corrección política”, algo de cara “al qué dirán”, a los “likes”... mas no ala convicción de que se cumple con un imperativo de convivencia.

También podría argumentarse que la ausencia de paz surge de las necesidades (de cualquier naturaleza)insatisfechas, derechos violentados; a lo que se podría sumar la efectividad o hasta indiferencia de los mecanismos sociales y jurídicos que permitirían reparar el daño, cuando algún ciudadano o grupos de ciudadanos se vean afectados en su derecho a vivir y convivir en paz.

Como en tiempos de la mayor referencia histórica conocida, la pax romana o la pax augusta, siempre se encuentran agentes de la guerra que tratan de vender “seguridad”,sembrando divisionismo y odio a través de ver la parte, ignorando convenientemente el todo; buscando a través de “la paja en el ojo ajeno”, la guerra. Nada de lo que se dice les acomoda: buscan mecenazgos o posiciones partidistas, y la paz no figura en el ideario personal.

Así, surgen disfraces en la arena política, en la social y en la jurídica, que se interponen convenientemente para separar de manera artificial la conciencia y la convivencia.

Si hablamos de disfraces, lo mejor sería volcarnos hacia el cuidado del medio ambiente, al fomento del arte, sea cualquier manifestación en la música o en la pintura: esas serían algunas de las avenidas de la paz. Y si personalmente logramos cambiar algo en nosotros antes de querer cambiarlo en el otro, eso sería un primer gran paso, como sugiere Huxley.

La creación de laGuardia Nacional, sin duda señala la voluntad de tejer acuerdos en favor de la política y de la seguridad ciudadana, algo positivo. Sin embargo, no deberíamos confundirnos.

La seguridad por ningún motivo será la paz, aunque podamos -eso sí- apostar a que podría alcanzarse, un cierto orden y prosperidad, que todos deseamos.

La paz está en nuestros más íntimos deseos, si logramos acallarlos, sin importar las circunstancias, habremos de alcanzar la paz; sin embargo, la vista, los olores, el oído, el tacto, el gusto, aparejados a nuestros deseos, cuando invaden el derecho de próximo, rompe la paz.

La pax mexicana está en ti y en mí, en nosotros; la seguridad ciudadana estará en las instituciones, y debemos los ciudadanos estar atentos. Ambas son aspiraciones, hagamos lo mejor posible. #gr (F)

viernes 29 de marzo de 2019

Torre de Babel

viernes 15 de marzo de 2019

Torre de Babel

viernes 15 de febrero de 2019

TORRE DE BABEL

viernes 01 de febrero de 2019

Constitucionalismo y poder político

viernes 18 de enero de 2019

TORRE DE BABEL

viernes 21 de diciembre de 2018

Torre de Babel

viernes 14 de diciembre de 2018

Torre de Babel

viernes 23 de noviembre de 2018

TORRE DE BABEL

viernes 09 de noviembre de 2018

Torre de Babel