/ miércoles 11 de mayo de 2022

Colosio: ¿el cid campeador en 2024?

Las elecciones de 2024 significan la batalla más afanosa que enfrentará la actual oposición tripartita. PAN, PRI y PRD configuraron por 30 años un sistema de partidos en el que se repartían el poder. Si bien hubo momentos de acuerdo y negociación, como en el caso del Pacto por México en tiempos del presidente Enrique Peña Nieto, más bien se veían como adversarios.

Los otrora rivales se unen hoy, sin reservas, para hacer frente a Morena, pero sobre todo al poder presidencial. Un poder capaz de influir no sólo en la postulación del candidato al interior del partido que fundó, sino sobre buena parte del electorado, alrededor de 16 millones, suficiente para dar continuidad al proyecto englobado en dos palabras: Cuarta Transformación.

El problema con la oposición tripartita es que no cuenta con una figura fuerte que le permita competir, con posibilidades de triunfo, ante el candidato que postulará Morena. El dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, ha expresado su intención de convertirse en candidato presidencial. Pero la que destaca como su mayor virtud, en el contexto de la alianza plural resulta ser su mayor defecto: es un cuadro partidista, además de no ser popular.

Lo anterior, dicho por él mismo: “al final del camino, lo que se necesita es un buen cuadro, un buen liderazgo para enderezar el camino del país”, ha declarado. Como también ha dicho que en los partidos políticos no debe haber candidatos populares que luego destruyen a sus países y comunidades.

Quizá pudiera haber espacio para algún candidato outsider, un personaje que después de no dedicarse a la política profesional pudiera ser postulado como candidato de Va por México. Aparece entonces el nombre del principal impulsor de esta coalición tripartita: Claudio X. González, a quien se le puede relacionar con iniciativas como Bécalos, Fundación Televisa, Mexicanos Primero y Mexicanos Unidos contra la Corrupción y la Impunidad.

La sorpresa, empero, viene de otra parte, fuera de la oposición tripartita, con una conjunción inesperada. Un apellido que resuena y un partido de alcance regional: un hijo de Luis Donaldo Colosio postulado a la Presidencia del país por Movimiento Ciudadano. La leyenda del cid campeador rebrotada en tierras mexicanas. El candidato presidencial, víctima de un magnicidio, capaz de ganar cinco elecciones después de aquella para la que fue postulado.

Qué más que un apellido histórico, reconocido, puede poner a un joven presidente municipal de Monterrey en la carrera para suceder a Andrés Manuel López Obrador en el poder. Sin importar, incluso, su incapacidad para solventar fallas técnicas mientras, desde un restaurante en Nueva York, pretende dirigir una cesión de cabildo.

Colosio es un mito y su apellido está en disputa. “El nombre de Luis Donaldo Colosio es priista. El joven Colosio puede ir a cualquier lugar de la República y se para y no lo conocen en ningún pueblo”, se mofó Alejandro Moreno, sabedor de que Colosio Riojas sería postulado por Movimiento Ciudadano y no por el PRI. “Su papá hizo todo en el PRI. El PRI le dio todas las oportunidades, todas. No entiendo por qué (su hijo) no está en el PRI”, ha insistido Moreno. Como si los hijos estuvieran destinados a seguir, a pie juntillas, el camino de los padres.

De acuerdo con una reciente encuesta del periódico Reforma, Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum se colocan como los políticos con los porcentajes más altos en las preferencias ciudadanas en la adelantada carrera por la sucesión presidencial. Lo llamativo es que ni Margarita Zavala ni Ricardo Anaya se ubican siquiera cerca del 34% y 33% con el que, respectivamente, aparecen los dos punteros.

Luis Donaldo Colosio Riojas se encuentra en el tercer lugar de las preferencias: el 26% de la ciudadanía estaría dispuesta a votar por él en las elecciones de 2024. Una lucha cruenta por la candidatura en el interior de Morena. Una oposición tripartita con liderazgos sin furor. Un escenario para enjuagar con bálsamos y volver a vestir con cotas y yelmo el apellido Colosio, para quizá montado en Movimiento Ciudadano, suplantando a Babieca, aspirar a ganar una elección presidencial.

Amasijo

*El PRD, el integrante más débil de la oposición tripartita, celebró su 33 aniversario. Su dirigente nacional, Jesús Zambrano, insistió en que son un partido de “izquierda socialdemócrata” y que no permitirán que el presidente López Obrador convierta al país en una “dictadura”. Entre los acontecimientos a destacar en el marco de los festejos se encuentra la reaparición pública del exgobernador de Michoacán Silvano Aureoles Conejo. “Renovemos ese orgullo perredista de cara al futuro (...) con miras al 2024 para lograr el Michoacán que soñamos y el México que anhelamos”, dijo en su mensaje.

*La Universidad de la Ciénega del Estado de Michoacán de Ocampo (UCEMICH) ofrece un posgrado 100% en línea, la Maestría en Gobierno y Políticas Públicas (MAGOPP). El periodo de inscripciones aún se encuentra abierto.

Las elecciones de 2024 significan la batalla más afanosa que enfrentará la actual oposición tripartita. PAN, PRI y PRD configuraron por 30 años un sistema de partidos en el que se repartían el poder. Si bien hubo momentos de acuerdo y negociación, como en el caso del Pacto por México en tiempos del presidente Enrique Peña Nieto, más bien se veían como adversarios.

Los otrora rivales se unen hoy, sin reservas, para hacer frente a Morena, pero sobre todo al poder presidencial. Un poder capaz de influir no sólo en la postulación del candidato al interior del partido que fundó, sino sobre buena parte del electorado, alrededor de 16 millones, suficiente para dar continuidad al proyecto englobado en dos palabras: Cuarta Transformación.

El problema con la oposición tripartita es que no cuenta con una figura fuerte que le permita competir, con posibilidades de triunfo, ante el candidato que postulará Morena. El dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, ha expresado su intención de convertirse en candidato presidencial. Pero la que destaca como su mayor virtud, en el contexto de la alianza plural resulta ser su mayor defecto: es un cuadro partidista, además de no ser popular.

Lo anterior, dicho por él mismo: “al final del camino, lo que se necesita es un buen cuadro, un buen liderazgo para enderezar el camino del país”, ha declarado. Como también ha dicho que en los partidos políticos no debe haber candidatos populares que luego destruyen a sus países y comunidades.

Quizá pudiera haber espacio para algún candidato outsider, un personaje que después de no dedicarse a la política profesional pudiera ser postulado como candidato de Va por México. Aparece entonces el nombre del principal impulsor de esta coalición tripartita: Claudio X. González, a quien se le puede relacionar con iniciativas como Bécalos, Fundación Televisa, Mexicanos Primero y Mexicanos Unidos contra la Corrupción y la Impunidad.

La sorpresa, empero, viene de otra parte, fuera de la oposición tripartita, con una conjunción inesperada. Un apellido que resuena y un partido de alcance regional: un hijo de Luis Donaldo Colosio postulado a la Presidencia del país por Movimiento Ciudadano. La leyenda del cid campeador rebrotada en tierras mexicanas. El candidato presidencial, víctima de un magnicidio, capaz de ganar cinco elecciones después de aquella para la que fue postulado.

Qué más que un apellido histórico, reconocido, puede poner a un joven presidente municipal de Monterrey en la carrera para suceder a Andrés Manuel López Obrador en el poder. Sin importar, incluso, su incapacidad para solventar fallas técnicas mientras, desde un restaurante en Nueva York, pretende dirigir una cesión de cabildo.

Colosio es un mito y su apellido está en disputa. “El nombre de Luis Donaldo Colosio es priista. El joven Colosio puede ir a cualquier lugar de la República y se para y no lo conocen en ningún pueblo”, se mofó Alejandro Moreno, sabedor de que Colosio Riojas sería postulado por Movimiento Ciudadano y no por el PRI. “Su papá hizo todo en el PRI. El PRI le dio todas las oportunidades, todas. No entiendo por qué (su hijo) no está en el PRI”, ha insistido Moreno. Como si los hijos estuvieran destinados a seguir, a pie juntillas, el camino de los padres.

De acuerdo con una reciente encuesta del periódico Reforma, Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum se colocan como los políticos con los porcentajes más altos en las preferencias ciudadanas en la adelantada carrera por la sucesión presidencial. Lo llamativo es que ni Margarita Zavala ni Ricardo Anaya se ubican siquiera cerca del 34% y 33% con el que, respectivamente, aparecen los dos punteros.

Luis Donaldo Colosio Riojas se encuentra en el tercer lugar de las preferencias: el 26% de la ciudadanía estaría dispuesta a votar por él en las elecciones de 2024. Una lucha cruenta por la candidatura en el interior de Morena. Una oposición tripartita con liderazgos sin furor. Un escenario para enjuagar con bálsamos y volver a vestir con cotas y yelmo el apellido Colosio, para quizá montado en Movimiento Ciudadano, suplantando a Babieca, aspirar a ganar una elección presidencial.

Amasijo

*El PRD, el integrante más débil de la oposición tripartita, celebró su 33 aniversario. Su dirigente nacional, Jesús Zambrano, insistió en que son un partido de “izquierda socialdemócrata” y que no permitirán que el presidente López Obrador convierta al país en una “dictadura”. Entre los acontecimientos a destacar en el marco de los festejos se encuentra la reaparición pública del exgobernador de Michoacán Silvano Aureoles Conejo. “Renovemos ese orgullo perredista de cara al futuro (...) con miras al 2024 para lograr el Michoacán que soñamos y el México que anhelamos”, dijo en su mensaje.

*La Universidad de la Ciénega del Estado de Michoacán de Ocampo (UCEMICH) ofrece un posgrado 100% en línea, la Maestría en Gobierno y Políticas Públicas (MAGOPP). El periodo de inscripciones aún se encuentra abierto.